Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

La silla eléctrica se ha utilizado para realizar ejecuciones por electrocución desde 1890. A día de hoy todavía sigue siendo el símbolo de la pena de muerte a pesar de que se ha vuelto cada vez menos popular, pues la inyección letal se considera un método de ejecución más humano.

Aún así, estas sillas han acabado con la vida de numerosos criminales con la mente enferma. ¿Alguna vez te has preguntado cuáles fueron sus últimas palabras? ¿Qué puede estar pasando por la cabeza de alguien que está a punto de morir?

A continuación te mostramos las últimas palabras de aquellos que murieron en la silla eléctrica:

1- Robert Gleason Jr.

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

Robert Gleason fue uno de esos tipos que por alguna razón inexplicable quería morir ejecutado. Fue sentenciado a cadena perpetua y luego comenzó a matar a sus compañeros de celda para obtener la ejecución que deseaba.

Mató a su primer compañero de prisión en 2009. Como no fue suficiente para llevarlo a la silla eléctrica, asesinó a otro un año después. Además, juró que mataría tantas veces como fuese necesario hasta que lo sentenciasen a muerte. Fue ejecutado ese mismo año.

Sus últimas palabras fueron “Bueno, espero que Percy no se olvide de mojar la esponja. Ponme en la carretera hacia Jackson y llama a mis compadres irlandeses. Pog mo thoin. Dios los bendiga”.

La frase “Pog mo thoin” significa “Bésame el culo” en gaélico irlandés, mientras que la parte sobre Percy hace referencia a la película The Green Mile.

2- James Jackson

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

James Jackson fue ejecutado por el asesinato de su esposa y sus dos hijastras en febrero de 2007. Su esposa quería el divorcio por su adicción a las drogas. Cuando les preguntó a sus hijas qué pensaban sobre el divorcio, se pusieron de parte de su madre así que las estranguló a las dos.

Luego puso sus cuerpos en sus camas y le dijo a su madre que estaban durmiendo cuando ella regresó a casa. Poco después estranguló a su mujer. Fue arrestado al día siguiente y condenado por sus crímenes.

Sus últimas palabras antes de ser ejecutado fueron “Los veo al otro lado. Guardia, máteme… Estoy listo. Es hora de que comience la fiesta”.

3- George Appel

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica
picryl

 

George Appel fue condenado a morir en la silla eléctrica en 1928 por asesinar a un oficial de policía. Sus últimas palabras fueron: “Bueno, caballeros, están a punto de ver una manzana al horno”.

Es remarcable que mantuviese el sentido del humor hasta el final y decidiese hacer ese juego de palabras. Pero por otro lado, también es un poco espeluznante hacer bromas acerca de la forma en que vas a dormir. Según se informa, se estaba riendo mientras decía sus últimas palabras.

4- Francis ‘Two Gun’ Crowley

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

Francis “Two Gun” Crowley tenía solo 19 años cuando fue ejecutado en la silla eléctrica en un penal de Nueva York. Se ganó el apodo de “Dos armas” después de que disparase 5 veces a Rudolph Adler con dos armas de fuego.

En mayo de 1931 participó en un tiroteo en el que mató al oficial de policía Frederick Hirsch. Fue arrestado después de eso y declarado culpable de asesinato y otros crímenes.

Cuando lo llevaron a la silla eléctrica, pidió un trapo y dijo: “Quiero limpiar la silla después de que esta rata se haya sentado en ella”, refiriéndose a Durringer, un hombre que había sido ejecutado antes que él. Después de eso, sus últimas palabras fueron: “Vosotros, hijos de p*tas, dadle recuerdos a mi madre”.

5- Aileen Wuornos

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

Aunque estadísticamente, la mayoría de los asesinos en serie son hombres, también ha habido algunos casos de mujeres asesinas. Una de ellas fue Aileen Wuornos, quien fue responsable de la muerte de al menos 7 hombres entre 1989 y 1990 mientras trabajaba como prostituta.

Wuornos afirmó que todas sus víctimas habían intentado violarla (algunas de ellas con éxito) mientras trabajaba, por lo que se tomó la justicia por su mano. Fue condenada a muerte y ejecutada en la prisión estatal de Florida en 2002.

Sus últimas palabras fueron: “Solo me gustaría advertiros que regresaré más fuerte que nunca, como llegaron los aliens en el Día de la Independencia. Sí, como la película, con su gran nave nodriza y todo. Volveré“.

6- Thomas J. Grasso

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

Thomas J. Grasso fue sentenciado a muerte después de haber estrangulado a un hombre de 85 años con sus propias luces navideñas. Dado que los prisioneros en los EE.UU. generalmente tienen derecho a elegir su última comida, pidió una hamburguesa con queso del Burger King, mejillones al vapor, almejas al vapor, 6 costillas asadas, media tarta de calabaza, 2 batidos de fresa y una lata grande de SpaghettiOs con albóndigas (un tipo especial de pasta).

Por lo visto no estaba contento con lo que recibió y usó sus últimas palabras para expresar su decepción. Lo último que dijo fue “No conseguí mis SpaghettiOs, me dieron espaguetis. Quiero que lo sepa la prensa”. Esto podría ser fácilmente una de las cosas más extrañas que alguien haya dicho antes de ser ejecutado.

7- Roger Keith Coleman

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

El caso y la ejecución de Roger Coleman fueron temas de numerosas discusiones debido a que afirmó ser inocente hasta el día de su muerte. Fue ejecutado en la silla eléctrica el 20 de mayo de 1992, y sus últimas palabras fueron “Un hombre inocente va a ser ejecutado esta noche. Cuando mi inocencia sea probada, espero que los estadounidenses se den cuenta de lo injusta que es la pena de muerte, tal y como como lo han hecho los demás países civilizados”.

Las pruebas de su caso fueron analizadas antes y después su muerte. Fue declarado culpable de violar y asesinar a su cuñada. Las pruebas de ADN realizadas después de la ejecución confirmó que efectivamente era culpable. También había sido condenado anteriormente por otro intento de violación.

8- Robert Alton Harris

Las 8 Últimas palabras de personas que acabaron en la silla eléctrica

Robert Alton Harris fue sentenciado a muerte por el asesinato de dos adolescentes en San Diego en 1978.

Harris fue arrestado aproximadamente una hora después de que cometiese un robo con el coche de los adolescentes asesinados. Las últimas palabras de Harris antes de su ejecución fueron: “Puedes ser rey o barrendero, pero todos bailamos con la muerte”.

¿Qué te han parecido? ¿Estás a favor o en contra de la pena de muerte?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Therichest
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?