Las 4 Diferencias entre un ataque y un paro cardíaco que podrían salvarnos en más de una ocasión

Aunque parezcan lo mismo, o al menos produzcan el mismo temor, el paro cardíaco y el ataque cardíaco no son el mismo problema. Existen varias diferencias muy importantes entre los dos, y conocerlos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

A continuación te mostramos en qué se diferencia y qué debes hacer si tienes la desgracia de presenciar uno en carne propia:

Ataque Cardíaco

Las 4 Diferencias entre un ataque y un paro cardíaco que podrían salvarnos en más de una ocasión
Image Point Fr / Shutterstock

Causas

Un bloqueo que impide la circulación en las arterias coronarias.

El problemaUna arteria bloqueada impide que la sangre rica en oxígeno llegue a una determinada sección del corazón. Si la arteria no se reabre rápidamente, la parte del corazón que se alimenta por esa arteria comienza a morir.

Inicio de síntomasEl ataque puede ser inmediato e intenso, pero por lo general, los síntomas comienzan lentamente y persisten durante horas, días o semanas antes de que suceda el ataque cardíaco.

¿Qué hacer?Llamar a emergencias. No conduzcas hasta un hospital. Los paramédicos están capacitados para tratar los ataques al corazón. Los pacientes que llegan en ambulancia reciben prioridad en la sala de emergencias. Mientras la persona aún esté consciente y respirando, la RCP no es necesaria.

Paro cardíaco

Las 4 Diferencias entre un ataque y un paro cardíaco que podrían salvarnos en más de una ocasión
Lisa S. / Shutterstock

CausasMal funcionamiento del sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos del corazón.

El problemaEl corazón se detiene repentinamente debido a una irregularidad en el latido del corazón (arritmia) provocada por un mal funcionamiento del sistema eléctrico. Con su acción de bombeo interrumpida, el corazón no puede mover la sangre.

Inicio de síntomasLa persona pierde la conciencia inmediatamente y no tiene pulso. La muerte ocurre en minutos si la víctima no recibe tratamiento.

¿Qué hacer?Llamar a emergencias. Si tienes un desfibrilador externo automático (DEA) al alcance, úsalo de inmediato. Realiza la RCP hasta que lleguen los paramédicos. Para ello, empuja fuerte y rápido en el centro del pecho al ritmo de la canción «Stayin ‘Alive». No necesitas soplar en la boca del afectado.

Las 4 Diferencias entre un ataque y un paro cardíaco que podrían salvarnos en más de una ocasión
Miriam Doerr Martin Frommherz / Shutterstock

Aunque existen muchas diferencias importantes entre el paro cardíaco y el ataque cardíaco, hay un vínculo que los relaciona directamente, y es que, un ataque cardíaco aumenta el riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino.

Otras afecciones cardíacas como la miocardiopatía, la insuficiencia cardíaca, las arritmias y la fibrilación ventricular pueden alterar el ritmo cardíaco y provocar un paro cardíaco.

Ojalá nunca tengas que poner estos conocimientos en acción, pero más vale estar preparado y saber qué hacer en cada caso.

¡Comparte esta diferencia entre paro y ataque cardíaco con todos tus amigos!

Fuente: Menshealth