Las 3 Partes de nuestro cerebro que explican por qué somos infieles con nuestra pareja

Helen Fisher, antropóloga, tiene claro que cuando las personas se enamoran de alguien, este se convierte en el centro de su mundo y necesitan estar con esa persona sexual y emocionalmente. Además, ignoran las cosas que no les gustan de esa persona y se centran en lo que sí les gusta.

Sin embargo, biológicamente es menos romántico y hay una razón por la que engañamos a las personas que queremos. El amor es una actividad que recompensa a nuestro cerebro con una hormona llamada dopamina.

En una charla TED, Helen ha explicado un experimento en el que escanean los cerebros de personas que están enamoradas mientras le muestran una foto neutral y una foto de la persona a la que quiere. Con esto consiguen descubrir qué regiones del cerebro están activas en cada momento. Una de las regiones cerebrales más importantes que se activa es el sistema de recompensa, la misma que se activa al tener un orgasmo o consumir cocaína.

{keyword}

«El amor romántico no es una emoción, es un impulso. Y, de hecho, creo que es más poderoso que el deseo sexual,» cuenta Helen.

Otros estudios también han demostrado que el amor funciona como un sistema de motivación y recompensa así que nadie llega a entender qué es lo que nos impulsa a engañar a las personas que queremos si el amor es tan gratificante.

La solución está en los tres sistemas que se activan en nuestro cerebro al estar enamorados. Tenemos el amor romántico, como ya hemos comentado, que nos ayuda a enfocar nuestra energía de apareamiento en una sola persona. También está el deseo sexual que consiste en un «picor neuronal intolerable» que nos ayuda a buscar parejas que nos ayuden a transmitir nuestros genes.

{keyword}

Y, por último, está el apego, esa calma y seguridad que sentimos con una pareja a largo plazo para poder criar niños con ellos. Sin embargo, estos tres sistemas no están conectados ente sí. Por esto, puedes sentir apego hacia tu pareja, sentir un amor romántico hacia otra persona e incluso sentir un deseo sexual hacia otra persona distinta.

«En resumen, somos capaces de amar a más de una persona a la vez,» dice Helen.

«No creo sinceramente que seamos un animal creado para ser felices. Somos un animal creado para reproducirnos. Creo que la felicidad que encontramos, la creamos nosotros,» cuenta Helen.

Por eso hay personas que son capaces de engañar a su pareja aunque la quieran. Helen recuerda que, a pesar de todos estos inevitables procesos biológicos, aún hay misterio y magia para poder enamorarte.

¿Sabías que había una razón científica que excusa a las infidelidades? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: ThisisinsiderImagen de portada: Roman Samborskyi / shutterstock