Las 3 Grandes diferencias entre las bananas y los plátanos que deberíamos fijarnos para evitar los timos

A pesar de que pueden parecer lo mismo a la vista e incluso el gusto de muchas personas, lo cierto es que los valores nutricionales de ambas frutas difieren considerablemente. Presta atención y descubre qué fruta acaba en tu nevera en realidad.

A todo el mundo le ha pasado, vas a la frutería de tu supermercado de confianza, y descubres que no quedan plátanos o simplemente deseas ahorrar unos eurillos (las bananas suelen ser más económicas). El caso es que echas unas cuantas bananas al carrito para no irte de vacío sin dejar de pensar “¿cómo de iguales son estas dos frutas?” A nivel nutricional, ¿en qué se diferencian exactamente?

Las diferencias entre el plátano y la banana

Las 3 Grandes diferencias entre las bananas y los plátanos que deberíamos fijarnos para evitar los timos
ch_ch / Shutterstock

Aspecto

Bueno, centrémonos primero en su aspecto, pues ambas son muy parecidas (seguro que más de uno ha comprado bananas creyendo que eran plátanos). Aún así, es fácil diferenciarlas si se presta un poco de atención.

Las dos frutas provienen de la familia de las musáceas. Esta planta se caracteriza por tener grandes hojas y cuenta con más de 41 variedades distintas. Sin embargo, basta con observar el tamaño o el color para lograr diferenciarlas con éxito.

La banana suele ser de mayor tamaño (más larga y pesada), mientras que el plátano tiene una forma más curvada y su diámetro es menor. Otra diferencia clave es la textura, la de la banana suele ser más seca, mientras que la del plátano suele ser más firme y jugosa. Una tercera pista, quizás solo al alcance de los más expertos, es el aroma. Con solo acercarnos el plátano a la nariz podremos comprobar que su olor es más intenso que el de la banana.

Las 3 Grandes diferencias entre las bananas y los plátanos que deberíamos fijarnos para evitar los timos
Brent Hofacker / Shutterstock

Sabor

Una vez en casa, la diferencia de sabor es también más que significativa. Como recuerdan los expertos, el plátano tiene menos almidón y más azúcares que la banana, por lo que tiene un sabor más dulce. Aún así, ambas tienen sus consumidores incondicionales más allá de las diferencias que hayan entre su precio, apariencia o sabor.

Las 3 Grandes diferencias entre las bananas y los plátanos que deberíamos fijarnos para evitar los timos
Canariasenred

Nutrientes

Para muchas personas, la clave para echar una fruta u otra en la cesta reside en su composición nutricional. ¿Qué nos aportan exactamente? ¿En qué se diferencian?

Según un estudio realizado por la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte de la Universidad de Zaragoza llamado ‘Características diferenciales entre el plátano de Canarias y la banana de distintas procedencias’, la cantidad de microminerales (hierro, cobre, zinc y manganeso) del plátano es un poco inferior a la de la banana. En cambio, el plátano tiene más potasio (497,8 g/100 g en lugar de los 434,5 g/ 100 g que tiene su prima, la banana).

Pese a tener peor aspecto (por las manchas pardas y marrones) y más calorías (90 por cada 100 g), el plátano vuelve a ganar en el contenido en sodio (7,8 mg/100 g), inferior al de la banana (5,8 mg/100 g), aunque, eso sí, tiene menos hidratos de carbono. Sin embargo, el producto canario tiene 4 veces más de proteínas que la banana, además de más vitamina A y hierro. El contenido de fibra, proteínas y vitamina C es similar en ambos.

¡Esperamos que a partir de ahora sepas diferenciar un plátano de una banana antes de llevártelo a la boca!

¡Comparte estas diferencias entre el plátano y la banana con todos tus amigos!

[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?