Las 2 Cosas en las que se transforma la grasa del cuerpo cuando bajamos de peso

A pesar de la obsesión que tiene gran parte de la sociedad con la pérdida de peso, un estudio ha revelado que, sorprendentemente, la mayoría de los profesionales de la salud en realidad no saben qué le sucede a la grasa cuando la «perdemos».

Una investigación realizada por un equipo del centro UNSW Science de Sydney estudió qué es lo que ocurre exactamente con nuestra grasa cuando bajamos de peso y reveló que las principales teorías médicas están totalmente equivocadas: no convertimos la grasa restante en calor o energía, la exhalamos.

Sus resultados, publicados en el British Medical Journal, revelan que 10 kg de grasa se convierten en 8,4 kg de dióxido de carbono que exhalamos cuando respiramos, y en 1,6 kg de agua que luego excretamos a través de nuestra orina, lágrimas, sudor y otros fluidos corporales.

aqui es donde se acumula la grasa corporal cuando bajas de peso 200170
rangizzz / Shutterstock

«La respuesta correcta es que la mayor parte de la grasa se exhala en forma de dióxido de carbono«, dijo Ruben Meerman, el autor principal del artículo.

Meerman se interesó por la bioquímica de la pérdida de peso cuando perdió 15 kg y ningún médico fue capaz de decirle a dónde habían ido esos kilos.

Después de encuestar a 150 médicos, dietistas y entrenadores personales, descubrió que más de la mitad pensaba que la grasa se convertía en calor o energía a medida que la descomponíamos. Pero, como físico, Meerman sabía que eso violaría la Ley de Conservación de la Masa.

Para descubrir la respuesta de una vez por todas, Meerman se asoció con Andrew Brown, jefe de la Escuela de Biotecnología y Ciencias Biomoleculares de la UNSW, y en equipo comenzaron a calcular las reacciones biomoleculares que produce la pérdida de peso.

aqui es donde se acumula la grasa corporal cuando bajas de peso 200173
Pressmaster / Shutterstock

Aumentamos de peso cuando el exceso de carbohidratos y proteínas que hemos ingerido se convierte en triglicéridos (compuestos formados por carbono, hidrógeno y oxígeno) y luego se almacenan forma de lípidos dentro de las células grasas. Para perder peso, debemos descomponer esos triglicéridos para poder acceder al carbono.

Los resultados mostraron que para descomponer por completo 10 kg de grasa, necesitamos inhalar 29 kg de oxígeno (y en algún momento, quemar 94.000 calorías). Esta reacción produciría 28 kg de CO2 y 11 kg de agua.

«Nuestros cálculos muestran que los pulmones son el principal órgano excretor de la grasa«, redactó el equipo en su artículo.

En un primer momento, no pudieron averiguar qué estaba sucediendo exactamente con las células de grasa durante esta reacción. Después de meses de investigación, Brown descubrió una fórmula de un artículo publicado en 1949 que resolvió el problema: los átomos de oxígeno se reparten entre el carbono y el hidrógeno de la grasa en una proporción de 2:1 (formando dióxido de carbono y agua).

{keyword}
Meerman & Brown, BMJ (2014)

Esto les permitió llegar a la conclusión de que hasta el 84% de los átomos de una molécula de grasa se exhalan como dióxido de carbono, y el 16% se convierte en agua.

Por desgracia, esto no significa que podamos bajar de peso solo por respirar profundamente. Si no hacemos ejercicio, no podremos descomponer los trigliceridos. Así que no, por ahora no nos libramos de ir al gimnasio si queremos tener un vientre plano.

¡Compárte esta información con todos tus amigos!

Fuente: UNSWSciencealert