La serpiente se arrepintió de haber tocado a los bebés de esta coneja

Nuestros padres son nuestros protectores. Ese amor incondicional que sienten por nosotros les da fuerza y confianza para hacer todo lo posible e imposible por sus niños.

Y en el reino animal este comportamiento no es una excepción. Hay un vínculo especial entre una madre y su hijo que les da fuerza para luchar incluso hasta la muerte por salvar a su bebé. Este vídeo que te traemos a continuación es un claro ejemplo del alcance de ese vínculo tan fuerte.

snak

La serpiente cogió a los bebés de una coneja y los estaba asfixiando para posteriormente comérselos cuando la madre de los conejitos entró en acción. Ella corrió hacia la serpiente muy decidida y atacó al depredador sin pensarlo.

Quién sabe, esa serpiente pudo haber sido venenosa pero el animal no dudó en jugarse la vida, todo lo que ella deseaba era salvar a sus crías. Y gracias al enfrentamiento, la serpiente huyó dejando a las crías vivas.

Para evitar que los depredadores lleguen a la madriguera, una madre conejo permanecerá cerca durante el día para estar pendiente, y sólo regresa al atardecer y al amanecer para amamantar a sus crías.

Si escuchas el comienzo del vídeo, escucharás un sonido débil: «Ese era el bebé que estaba emitiendo una llamada de alarma para atraer a su mamá», explica Krempels (bióloga de la Universidad de Miami en Florida), y en cuanto la madre lo oye, acude al lugar donde se encuentra la aterrada cría.

snak2

La madre coneja no logró matar a la serpiente, pero no iba a dejar que se saliera indemne. No se trataba de venganza: su objetivo era alejar a la serpiente de su madriguera y hacerle el suficiente daño para que no quiera volver, dice Krempels.

Echa un vistazo al siguiente vídeo para comprobar el coraje de una madre ejemplar.

¿Qué te ha parecido la valentía de esta mamá conejo? ¿Harías algo similar por tus pequeños?

¡No dudes en compartirlo con tus amigos y familiares!