La Mujer más vieja y longeva del mundo con 122 años

Jeanne Louise Calment consiguió el récord de ser la persona más longeva del mundo, con nada más y nada menos que 122 años y 164 días.

Habiendo nacido el 21 de Febrero de 1875 en Arles, Francia, vivió una vida completa y feliz hasta el final de sus días. Su vida completa ha sido documentada con gran cantidad de información, y es la única ser humana de la historia que se haya podido comprobar que haya vivido más de 120 años.

«Era era la viva memoria de nuestra ciudad. Sus cumpleaños eran como una fiesta familiar, donde todas las personas de Arles se reunían alrededor de su hermana mayor».

Jeanne conoció a Vicent van Gogh cuando vendía suplementos de arte en la tienda de su padre en 1888. Lo describía como una persona «sucia, mal vestida y desagradable». Más de un siglo después, ella hizo una pequeña aparición en la película de 1990 Vincent and me – convirtiéndose, a la edad de 114 años, en la persona más mayor que nunca hubiese salido en una película.

«Creo que seguramente moriré riendo»

Parece que la longevidad es algo normal en su familia. Su padre, Nicolas Calment murió con 93 años en 1931; su madre Marguerite Gilles falleció a los 86; y su hermano, Francois Calment vivió hasta los 97 años.

La Mujer más vieja y longeva del mundo con 122 años
Wikipedia.com

Dos años después de su 118 cumpleaños, un periódico publicó una noticia en la que decía que se encontraba en la última etapa de su adolescencia. «Los doctores dicen que su memoria y el sentido del humor se mantienen intactos»

Cada año en su cumpleaños, regalaba a los reporteros con pistas acerca de su secreta longevidad

¿Quieres saber cuáles eran las frases y reglas más famosas de la vida de Calment?

  • Tengo una sola arruga, y estoy sentada en ella
  • Debes reír siempre todo lo que puedas
  • Todos los jóvenes son realmente maravillosos
  • Estoy completamente enamorada del cine
  • Creo que seguramente moriré riendo
  • Tengo unas piernas de hierro, pero debo admitir que han empezado a oxidarse un poco
  • Dios se olvidó de mi
  • La juventud es un estado del alma, no del cuerpo físico, y es por eso que sigo siendo una chica. Nunca me he visto tan bien en los últimos 70 años

¡Si te ha gustado esta increíble historia compártela con tus amigos!

Fuente: Brightside