La pequeña de la casa se pone esta «pulsera» sin saber para qué sirve

Cuando somos niños vemos todo desde una perspectiva diferente. Nada tiene maldad ni segundas intenciones y todo lo que nos gusta, nos lo quedamos por derecho propio; pero muchas veces los niños no le dan el uso que tienen la mayoría de los objetos.

La niña con un anillo vibrador como pulsera

Vivir con niños en casa es de lo más divertido, pero en ocasiones te dejan en ridículo delante de toda tu familia y esta pareja lo aprendió por las malas.

La pequeña de la casa se pone esta "pulsera" sin saber para qué sirve
chinanews

Ben, a sus 20 años, acababa de pasar una noche de pasión con su novia de 18 años Amy. Antes de dejar a su novia con la familia, recogió el dormitorio recogió todas las pertenencias, accesorios de cama incluidos, y los guardó en la mesita de noche.

No dejes tus juguetes sexuales al alcance de los niños.

Lo que no se podía imaginar es que la sobrina de Amy rebuscaría en los cajones.

La pequeña de la casa se pone esta "pulsera" sin saber para qué sirve
bashan

Amy: ¿Estás de broma?

Ben: ¿Qué?

Amy: ¿Dejaste el anillo en la mesita de noche, anoche?

Ben: oh Mi»»», creo que sí. ¿Por qué?

Amy: Un segundo…

Su sobrina lo había encontrado y pensó que era una pulsera.

La pequeña de la casa se pone esta "pulsera" sin saber para qué sirve
pinimg

El problema fue que Amy descubrió el nuevo accesorio de moda de la pequeña a la vez que el resto de su familia. Su madre no se percató, pero su hermana mayor, la madre de la pequeña, enseguida se dio cuenta de lo que era.

«Fue peor la curiosidad de mi madre que la vergüenza«.

Desde entonces la madre no deja de preguntarle a la pareja, tanto a su novio como a su hija, que para que era ese brazalete, y ambos, muertos de vergüenza, no saben ni quieren responder. Amy asegura que el resto de juguetes están a buen recaudo y que su sobrina no volverá a encontrárselos.

¿Usas juguetes con tu pareja? ¿Alguna vez te han llevado a una situación embarazosa?

Comparte con tus amigos para que te cuenten sus mejores historias.

Fuente: metro