La Historia real en la que se inspiró Drácula que explica por qué a los vampiros se les puede ahuyentar con ajos

Todas las leyendas y supersticiones coinciden al recomendar una de las formas más comunes de protegerse contra los vampiros: colocarse una ristra de ajos alrededor del cuello. ¿A qué se debe esto?

Resulta que el archiconocido personaje de Drácula está inspirado en un singular príncipe de Valaquia que vivió durante el siglo XV conocido como «Vlad el empalador«. Además de su afición por la sangre, Bram Stoker tomó otras de las características del cruel mandatario para dar forma a uno de los personajes de terror más carismáticos de la historia.

{keyword}
Przetrwasz / Tumblr

Según diversas fuentes ‘Vlad el empalador’ padecía una enfermedad llamada ‘porfiria eritropoyética’, la cual se caracteriza por causar la retracción de las encías, fotosensibilidad (fotofobia) y anemia. Curiosamente, esta enfermedad puede agravarse si se huele o ingiere ajo.

La exhaustiva documentación para crear al personaje de Drácula llevó a Stoker a dotar al mismo de todos los síntomas de dicha patología.

Es por eso que la inmensa mayoría de vampiros que nos encontramos en las novelas o las películas son sensibles a la luz (fotofobia), necesitan sangre para sobrevivir (los enfermos de porfiria eritropoyética debían recibir transfusiones de sangre debido a la anemia, y cuando ésta aún no existía era ingerida oralmente), le crecen los colmillos (retracción de encías) y no soportan el olor a ajo.

giphy
Giphy

La cuestión de los crucifijos y la estaca de madera en el corazón ya es más un tema de invención literaria para darle empaque al personaje. Nada tiene que ver con el problema que sufría el personaje que sirvió de inspiración para la creación del conde Drácula y sus posteriores versiones.

Como puedes ver, todo en este mundo tiene una explicación por extraño que parezca. Bueno, no todo. Por qué los vampiros de Crepúsculo brillan como un gusiluz cuando están al sol puede que nunca sea descubierto.

¡Compártelo con todos tus amigos!