La epidemia oculta de hombres que son violados por mujeres

Según los estereotipos dominantes, los hombres no pueden ser agredidos sexualmente por mujeres. Pero de acuerdo a un nuevo y extenso estudio, alrededor de dos tercios de los hombres que denuncian ser víctima de abusos sexuales dicen que su agresor era una mujer.

Según Lara Stemple, profesora de derecho de la UCLA, se hacen encuestas sobre Prevención de violencia sexual. “El entrevistador está entrenado para preguntar muchas cosas y maximizar la comodidad del entrevistado”, explica.

“Además, se trata de una entrevista de salud, por lo que es un buen contexto para que las personas piensen sobre sus cuerpos y su bienestar.”

{keyword}
Abc

Pero cuando se trata de informar sobre los resultados de la encuesta, la CDC (Centro de Control y prevención de Enfermedades) descarta a los hombres que se han visto obligados a penetrar a otra persona, ya sea mediante coacción, fuerza física, o falta de consentimiento, y los engloba bajo el nombre de “otros abusos”, agrupándolas con otros delitos aparentemente menores como “contacto sexual no deseado.”

“Lo pusieron en la misma categoría donde se incluyen el exhibicionismo o recibir comentarios obscenos de un extraño,” cuenta Stemple. “Está fuera de contexto, y altera los resultados.”

El lenguaje que utiliza el CDC hace parecer que “Para los hombres, todo el sexo es bueno”, dice Stemple. “La forma en la que hablamos de los hombres y el sexo tiene que cambiar”, “Estos estereotipos hacen que sea muy difícil para los hombres que son víctimas de este tipo de abusos.”

Stemple se ha centrado durante mucho tiempo su investigación en cómo la violencia sexual contra los hombres es superior a la que se conoce. En 2014 publicó un documento en el que se comparaban las víctimas de violencia sexual masculinas y femeninas analizadas en varias encuestas nacionales y encontraron que la tasas de contacto sexual no consensuado eran prácticamente iguales.

{keyword}
Public Domain Pictures

“Me encontré con un hombre que fue víctima de abuso sexual por una mujer cuando era un niño. A día de hoy, sigue teniendo miedo a estar a solas en una habitación con una mujer.”

Aunque todavía hay mucho trabajo por hacer para comprender los efectos de este tipo se asaltos sexuales con hombres como víctimas, la nueva investigación de Stemple se ha centrado en los autores de dichos abusos.

En un nuevo estudio dado a conocer recientemente, ella y otros dos investigadores examinaron cuatro estudios a gran escala del CDC y de la Oficina de Estadísticas de Justicia para entender mejor el comportamiento sexual femenino y el análisis de las víctimas, tanto hombres como mujeres. Los resultados contradicen los afianzados estereotipos que toman a las mujeres como abusadores improbables.

{keyword}
Static Pexels

“La gente piensa que el abuso por parte de mujeres es algo raro”, dice Stemple. “Pensamos que se trata de una casualidad. Pero, según las encuestas, está muy generalizado, y parece que nadie lo sabe.”

A pesar de que se investigó por primera vez en 1930, los estudios sistemáticos de los abusos sexuales por parte de las mujeres no se llevaron a cabo hasta la década de 1990. E incluso en este momento, la investigación se centra en el abuso sexual infantil. No ha sido hasta este siglo cuando este tipo de estudios han florecido.

Y continuando con el reciente estudio de Stemple, los autores también han investigado como operan las abusadoras sexuales femeninas detrás de las rejas. Y se demuestra, que al contrario de lo que está socialmente extendido, las mujeres internas reciben más abusos por parte de otras mujeres que del personal masculino.

Además, entre todos los presos que informaron de abusos sexuales por parte del personal, el 80% fueron llevados a cabo por mujeres, siendo aún más alto en jóvenes, un 89,3%. Y aún más sorprendente es que las incidencias de abuso sexual entre mujeres son aproximadamente tres veces superior a la tasa entre presos varones.

Por lo que reflejan estos datos, resulta muy llamativo las pocas mujeres que son registradas como delincuentes sexuales. Pero el estudio de Stemple aclara que en la mayor parte de los casos se debe a que los hombres no lo denuncian por vergüenza o debido a la percepción generalizada de que las mujeres no suponen una amenaza en este campo.

Y si el caso de los hombres víctimas de abusos sexuales ha sido poco estudiado, ni hablar de las víctimas lesbianas o bisexuales que sufren abusos por parte de otras mujeres.

¡Comparte esta información con tus familiares y amigos!

Fuente: Broadly
Imagen de portada: Pixabay

¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?