La desgarradora historia de esta mamá sobre un orfanato de Uganda incendia las redes

Dayna y Matt, una pareja residente en Michigan, dieron la bienvenida a un precioso bebé llamado Luella en octubre de 2015. Hace unas semanas, Dayna publicó una foto en su perfil de Facebook sin imaginar que se haría viral en cuestión de días. La foto muestra a Dayna abrazada con ternura a su hija Luella.

Junto a la foto se puede leer una increíble historia. Un día, ella y Matt fueron a una conferencia que parecía interesante sobre misioneros que eran destinados a países africanos. Mientras estaban en la conferencia, uno de los misioneros que subió al escenario compartió una experiencia desgarradora. Desde aquel día Dayna no ha conseguido olvidar las palabras de aquel hombre.

El misionero relató la experiencia que vivió en uno de los orfanatos de Uganda. Contaba como en aquel lugar había una habitación con más de 100 cunas llenas de bebés, pero había algo que le resultaba extraño. A pesar de que se encontraba en una sala repleta de bebés, había un silencio casi aterrador. De entre todos los bebés no se oía ningún llanto, ningún grito. El misionero confundido le preguntó a un trabajadora el motivo por el se vivía esa inusual paz en un lugar como aquel.

La respuesta fue algo que afectó a Dayna por el resto de su vida, esa terrible respuesta fue el motivo fue por el que Dayna abrazó a su bebé de aquella manera aquel día…

La desgarradora historia de esta mamá sobre un orfanato de Uganda incendia las redes
Facebook / Dayna Mager

«Esto ocurrió hace ya varias semanas, me acosté en la cuna de mi hija con la esperanza de poder calmar sus gritos y su pesar». Escribió Dayna en Facebook.

Mi marido llegó a casa y nos fotografió porque decía que veía la verdadera esencia del amor entre una madre y una hija.»

La desgarradora historia de esta mamá sobre un orfanato de Uganda incendia las redes
Facebook / Dayna Mager

«La primera vez que Matt y yo dejamos sola a Luella fue para poder asistir a una conferencia que nos parecía muy interesante. En ella, un misionero compartió una historia que me llegó a lo más hondo de mi corazón.»

Un día que siempre quedará grabado en mi corazón,  mucho más frágil desde que me convertí en mamá.»…

Haz clic en «SIGUIENTE PÁGINA» para continuar leyendo: