La compañía aérea no iba a dejar volar a esta madre de gemelos, hasta que una desconocida acudió en su ayuda

Incluso la persona más paciente puede perder los nervios con los problemas de los viajes aéreos. Parece que la peor parte de un viaje o unas vacaciones es llegar hasta el destino. Las largas colas de seguridad de los aeropuertos, los bebés llorando, y los retrasos en los vuelos son cosas que frustran a cualquiera.

Por supuesto, a nadie le gusta que en un vuelo le toque al lado un individuo borracho o agresivo, por lo que, por suerte, suelen ser los primeros a los que suelen sacar cuando el avión va completo. Si no eres así, lo normal es que pienses que no te vas a quedar sin asiento.

La compañía aérea no iba a dejar volar a esta madre de gemelos, hasta que una desconocida acudió en su ayuda
Wikimedia

Sin embargo, las personas que los asistentes de vuelo a veces eligen para sacar de un vuelo son las últimas que esperaríamos. La bloguera Mackenzie Murphy fue testigo en primera persona de una situación así:

Una madre de gemelos viajaba sola con sus bebés cuando la vida le complicó aún más las cosas.

Seamos realistas, a todos nos resulta realmente molesto el llanto de un bebé durante un vuelo. Por lo tanto, no nos sorprende que cuando a esta madre de gemelos recién nacidos le dijeron que no había sitio para ella en el avión, nadie acudiera en su ayuda. Un vuelo tranquilo y silenciosos, probablemente les sonó a todos como una alternativa mucho mejor que ayudar a alguien que lo necesitaba.

La compañía aérea no iba a dejar volar a esta madre de gemelos, hasta que una desconocida acudió en su ayuda
Wikimedia

Mackenzie mostró tristeza por la situación que se estaba dando a tan solo un par de filas de donde ella estaba sentada:

“Ayer, una mujer iba sola con gemelos, probablemente de menos de 6 meses, en mi vuelo. El avión estaba lleno así que empezó a recoger sus pertenencias porque la iban a hacer bajarse del avión. Le dijeron que tenía que coger a los dos bebés en brazos, ya que no tenían edad para ocupar un asiento.”

Tan pronto como se sentó con ambos encima, una azafata se acercó para decirle que no podía viajar así, que sería un peligro para su seguridad. Parece ser que la intención original de la mujer era sentar a uno de los bebés en el asiento de al lado, que hay compañías aéreas que lo permiten si hay asientos libres en el avión. Pero como el vuelo estaba lleno, la iban a hacer salir del avión.

La compañía aérea no iba a dejar volar a esta madre de gemelos, hasta que una desconocida acudió en su ayuda
Flickr

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que una desconocida se acercó para arreglar la situación.

“Una mujer que se sentaba delante mía, con el permiso de la otra madre, se ofreció para llevar en brazos a uno de los bebés durante todo el vuelo. El vuelo a penas duraba 45 minutos, aunque terminamos en el avión durante más de 2 horas y media. Esta amable mujer incluso le dio de comer al bebé. “

Esta madre “sustituta” iba también con su hija, que iba sentada en el asiento de al lado. Es comprensible que la niña se puso celosa al ver que su madre iba atenta a otro niño.

“Su propia hija se puso a llorar. La madre, con calma, le explicó a su hija que nuestro deber es ayudar a los demás. Abrazó al bebé, le cantó canciones y estuvo todo el vuelo dormido sin hacer un ruido.”

La compañía aérea no iba a dejar volar a esta madre de gemelos, hasta que una desconocida acudió en su ayuda
NadyaEugene / Shutterstock

¡Una historia más que conmovedora! Desinteresadamente esta mujer le ofreció su ayuda a una madre en apuros y además, le enseñó a su hija toda una lección de humanidad.

A veces tenemos que olvidarnos de nuestro beneficio propio, y ayudar a alguien que lo necesita. ¡Nunca lo olvides!

¿Qué te ha parecido la actitud de la señora? ¿Y de la azafata? Dejanos tu opinión en los comentarios.

¡Comparte esta bonita historia con tu familia y amigos!

Imagen de portada: Elena Yakusheva / Shutterstock
Fuente: faithtap
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?