La ciencia explica por fin por qué a los gatos les gusta tanto jugar y meterse en las cajas

¿Por qué cuando un gato descubre una caja es incapaz de resistirse a meterse dentro? Sin duda es una de esas preguntas que todos nos hemos hecho y nunca hemos sabido responder.

Vivir con un gato tan solo unos días hace que empieces a dudar de todo lo que te han enseñado acerca de la masa y el volumen. Si se le da la oportunidad, un gato de un tamaño considerable es capaz de comprimirse de alguna forma para caber en una caja minúscula para permanecer allí durante horas.

por que a los gatos les gusta tanto jugar con cajas 162181
Konstantin Aksenov / Shutterstock

Existe ese dicho de «Piensa fuera de la caja», decía Carole Wilbourn, una terapeuta de gatos de Nueva York. «Pues parece que a los gatos le gusta hacer todo lo contrario y pensar dentro.»

Los gatos se sienten cómodos en espacios reducidos porque les hace sentirse más seguros y dominantes. «Ahí dentro sienten que pueden hacer lo que quieran y que son intocables».

por que a los gatos les gusta tanto jugar con cajas 162172
jajam_e / Shutterstock

Así lo confirma la ciencia, quien ha sido capaz de apoyar esta teoría tras diversos experimentos.

Los expertos en conductas de animales han estudiado los niveles de estrés en los gatos recién llegados a refugios.

Han podido comprobar que aquellos que tenían acceso a una caja de cartón mostraban unos niveles de estrés más bajos y un período de adaptación más corto en comparación a aquellos que no disfrutaron de la seguridad de una caja.

por que a los gatos les gusta tanto jugar con cajas 162173
Viktor Hahn / Shutterstock

Aunque una caja de cartón no proporciona ningún tipo de protección, para un gato se convierte en un refugio totalmente impenetrable, haciendo que se sientan mucho más seguros y relajados. Algo así como nos ocurre a nosotros cuando tenemos miedo y nos escondemos bajo las sabanas pensando que hemos construido la barrera definitiva.

por que a los gatos les gusta tanto jugar con cajas 162183
kmsh / Shutterstock

Además, hacerse una pelotilla en un refugio estrecho ofrece un beneficio adicional: ayuda al gato a retener más calor corporal.

Los gatos tienden a tener una temperatura corporal que ronda los 30ºC o 36ºC, por eso es tan común verlos colgando de un radiador o pegados al portátil o cualquier otro dispositivo que emita calor en los días más fríos. «Cuando un gato está calentito, se siente más relajado«, explicaba Wilbourn.

Ya lo sabes, dejando a un lado el hecho de que los gatos son adorables cuando se esconden en una cajita, bueno, un gato siempre es adorable, deja que tu amigo felino juegue en estos cubos de cartón para que se sientan más tranquilos y seguros.

¡Compártelo con todos los amantes de los gatos!

Fuente: Mentalfloss, PhysOrg, Carole Wibourn