La ciencia demuestra cuál es el ejercicio que deberíamos practicar para perder peso y quitarnos las ganas de comer

Comer en exceso después del entrenamiento puede suponer un freno para la pérdida de peso. Por suerte, existe un tipo de entrenamiento que en lugar de dar hambre, la quita.

Uno de los problemas relacionados con llevar un estilo de vida activo es que puede despertar un apetito insaciable. Mientras más ejercicio hacemos, más alimento nos pide nuestro cuerpo para recuperarse. Es un ciclo infinito que se repite una y otra vez.

Además de ser irritante, este patrón puede hacer que la pérdida de peso se conviertan en todo un desafío. ¡Que no cunda el pánico! Afortunadamente hay buenas noticias para aquellos que buscan perder peso y mantenerse en forma. La ciencia sugiere que los entrenamientos en intervalos de alta intensidad (HIIT), además de quemar grasa, también reduce el apetito.

El entrenamiento HIIT

La ciencia demuestra cuál es el ejercicio que deberíamos practicar para perder peso y quitarnos las ganas de comer
baranq / Shutterstock

Un pequeño estudio realizado por investigadores australianos observó que cuando un grupo de hombres con sobrepeso realizó 30 minutos de entrenamiento (HIIT) en lugar de realizar la misma cantidad de ejercicio de intensidad moderada, luego consumieron menos comida.

Y no fue precisamente porque fueran más disciplinados a la hora de comer, simplemente tenían menos hambre después de realizar el entrenamiento HIIT. Este efecto puede deberse a que el ejercicio HIIT reduce la cantidad de la hormona grelina, la cual estimula el apetito. Además, entrenar al máximo de nuestra capacidad también aumenta los niveles de lactato sanguíneo y glucosa en sangre, los cuales acaban con el apetito a corto plazo.

La ciencia demuestra cuál es el ejercicio que deberíamos practicar para perder peso y quitarnos las ganas de comer
baranq / Shutterstock

Es bastante sencillo y aún más adaptable. La fórmula es simple: entrena a intensidad máxima durante intervalos de tiempo establecidos previamente, es decir, salta, haz sentadillas o corre durante 60 segundos, y descansa la misma cantidad de tiempo. Repite este patrón durante 15 o 20 minutos, o realiza 10 a 15 intervalos.

El entrenamiento HIIT también tiene otros beneficios. Su mayor ventaja es que es más eficiente en el tiempo, pues no tienes que hacerlo tan a menudo como otros ejercicios para obtener excelentes resultados.

Según unos investigadores de la Universidad McMaster, realizar un entrenamiento HIIT 3 veces a la semana proporciona los mismos beneficios de salud y bienestar que realizar 60 minutos de ejercicio de intensidad moderada 5 días a la semana.

¿A qué estás esperando para hacer este tipo de ejercicio?

¡Comparte los beneficios del entrenamiento HIIT con todos tus amigos!