La camarera la miró confundida cuando le dio 25€ de más pero lo que ocurrió después no tiene precio

Enlace patrocinado

Una chica decidió cambiar su rutina habitual mañanera de comprar café para realizar un pequeño experimento social sin que ninguno de los sujetos supiera que eran objetos del propio experimento. Y el resultado te sorprenderá gratamente.

Para ello, la chica entró en el Starbucks al que habitualmente va de camino al trabajo en el que todos los clientes parecían centrados en sus móviles y ordenadores, probablemente ni se habían dado cuenta de que alguien había entrado en la cafetería.

Enlace patrocinado
Giphy

Mientras esperaba su turno, la chica comprobó que tras de ella ya había otras 10 personas esperando en la cola. Cuando llegó su turno y pidió su bebida decidió darle a la camarera 25 euros más de lo que valía su café y le pidió que los usara para pagar a los siguientes que pidieran café pero no les dijera quién había pagado por ellas.

Giphy

La camarera aceptó la idea y vio como la chica se sentaba en una esquina de la cafetería atenta a todo lo que ocurría. El primero en recibir su café gratis fue un hombre que insistía en pagar pero como la camarera le aseguraba que todo ya estaba pagada el hombre decidió poner los 5 euros en el bote de las propinas para los empleados. El hombre miró a la chica y le guiñó el ojo, claramente sabía que había sido ella.

Enlace patrocinado
Giphy

Los siguientes fueron dos viejos amigos bastante mayores que se reunían cada semana para tomar un café y ponerse al día. Estaban confundidos por el hecho de que el café ya estuviera pagado por lo que le dijeron a la camarera que usara el dinero que ya tenían previsto pagar para invitar a los que llegaran detrás de ellos.

El siguiente chico que recibió el café gratis se acercó a la pareja de amigos y estrechó su mano en agradecimiento.

Giphy

La chica vio como 14 extraños recibían su café gratis. Algunos que ya tenían previsto pagar ese dinero se lo dieron a la camarera como propina, otros decidieron pagar a los que venían detrás y otros simplemente cogieron la bebida y se marcharon. Todos y cada uno de ellos se encargaron de mirar alrededor e intentar descubrir quién había sido para poder darle las gracias.

Enlace patrocinado
Giphy

La mejor parte del experimento según esta chica fue ver como por un momento la gente dejaba sus móviles o sus rutinas habituales para mirarse unos a otros e intentar establecer un contacto para dar las gracias, ya fuera con una sonrisa, estrechando su mano o dando las gracias verbalmente.

Giphy

La chica también aseguró que se emocionó cuando Hank, un hombre mayor que va todos los días a la cafetería, fue uno a uno preguntando quién había pagado por el café. Cuando descubrió que había ella le dio un gran abrazo y le dijo ‘Eres el rayo de luz que espero ver en el mundo todos los días’.

La chica sonrió y recogió sus cosas para irse a trabajar, feliz de haber hecho un poco más feliz a varias personas.

Comparte esta bonita historia con todos tus amigos.

Fuente Hrtwarming

Enlace patrocinado