Kate Spencer, la madre coraje que cuenta la lista de cosas que le gustaría haber sabido antes de tener hijos

Kate Spencer, madre de dos niños, nos contó hace poco todo lo que le gustaría haber sabido antes de tener a sus hijos. Esta es su historia:

«Anoche, mientras limpiaba la pintura del suelo, porque mi hija de 3 años decidió echársela sobre la cabeza como si del Ice Bucket Challenge se tratase, pensé: ‘¿por qué demonios tuve hijos?’

embarazo
George Rudy / Shutterstock

Hace cinco años, estaba lista y ansiosa por ser madre. Pero, a pesar de que me comprometí totalmente, no sabía cuánto trabajo me esperaba. Trabajo y alegría, sí, pero mucho trabajo.

Los niños son agotadores. Es un trabajo que debe tener prioridad sobre el resto de cosas que preferirías estar haciendo como ver una película o leer una revista. No puedes ignorar a tu hijo, porque él depende de ti. Tus necesidades dejan de importar cuando tu hijo entra en escena.

Desde que tuve a mi primer hijo, me han preguntado millones de veces si me arrepiento de haber sido madre. Muchas mujeres me dicen eso de ‘quiero tener niños, pero no estoy segura de si es el momento adecuado’.

Otras deciden hacerlo aunque no estén seguras de ello, por si dentro de unos años es demasiado tarde. Luego están las que arrugan la nariz y dicen: ‘honestamente, no sé si quiero niños’. A estas últimas siempre les contesto que no los tengan, porque no es obligatorio tener hijos.

madre bebe llorando
Monkey Business Images / Shutterstock

Si a mí, que siempre he querido quedarme embarazada, me sorprendió descubrir que la idea no me emocionaba tanto una vez que fui madre, para aquellas que dudan, el choque será mucho peor.

Vivía en la ciudad de Nueva York, llevaba una página web, dirigía a un pequeño equipo de escritores, hacía entrevistas a celebridades y, los fines de semana, hacía teatro. Me preocupaba lo que significaría la llegada de mi primera hija. Llevaba una rutina frenética y artística que alimentaba mi alma. Sin embargo, cuando nació y tuve que parar, eché mucho de menos mi vida anterior.

Cuando la baja por paternidad de mi marido acabó, me encerré en el baño a llorar de celos por tenerme que quedar a cargo de mi hija mientras el podía irse a su trabajo de nuevo.

Anhelaba mi oficina sin ventanas, el trabajo duro de reunión tras reunión y el estrés de la estación de metro de Times Square. Anhelaba mis clases de yoga, las noches de cervezas con amigos, los planes de último momento, la capacidad de hacer lo que quisiera cuando quisiera solo porque sí…

bebe toma biberon
kryzhov / Shutterstock

Cuando mi baja acabó y volví al trabajo, mi vida volvió un poco más a la normalidad. Aunque me seguía esperando una niña que amamantar en casa. Se despertaba a media noche para que le diese de comer, no paraba de llorar y hacía todo lo que un bebé normal hace. Pero aprendí muy rápido que, cuando se trata de la vida con niños, no hay equilibrio.

Por suerte, mi marido me ayuda en todas las tareas de casa, de hecho a veces me preocupa que él también haya renunciado a tantas cosas por ser padre.

En cada momento, te preguntas si lo que estás haciendo es correcto para ellos, adecuado para ti, bueno para vosotros. No hay un camino claro o una respuesta fácil. Nadie te dice cuál es la opción correcta. Simplemente lo haces tratando de poner todo de tu parte para que salga bien.

madre bebe
George Rud / Shutterstock

La presión sobre las mujeres para que tengan hijos es muy fuerte. La sociedad todavía piensa que solo seremos completamente felices si tenemos niños y constantemente nos recuerdan que se nos va pasando el arroz.

‘No sabes lo que es el amor verdadero hasta que tienes hijos’, dicen. Pues sinceramente, el amor se puede encontrar en muchos lugares y de muchas formas: con la familia, los amigos, los animales, tu pareja…

Una vida sin hijos puede ser increíblemente gratificante. Te lo dice una mujer que ya ha sido madre por segunda vez. No me arrepiento de ello pero, si tú no estás segura y crees que serás más feliz sin hijos, no los tengas.

No escribo esto para desanimarte ni mucho menos. Si quieres tenerlos, ve a por ellos. Yo soy muy feliz, pero debes ser consciente de que tu vida cambiará por completo. Si ahora llevas una rutina ajetreada, con hijos será mucho peor. Si estás dispuesto a ello, te animo a que los busques, la emoción que sientes al verlos crecer es incomparable.

madre bebe
FamVeld / Shutterstock

Si estás realmente indecisa, no los tengas, al menos por ahora. Espera hasta que te sientas segura y estés dispuesta a que los cambios entren en tu vida. No seas madre por lo que la sociedad pueda opinar de ti. Es una decisión personal y eres libre de hacer lo que quieras.»

Y tú, ¿estás dispuesto a todos estos cambios por tener hijos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte esta historia con todos tus amigos!

Fuente: Cosmopolitan