Instalan en Italia una fuente donde podrás beber todo el vino que quieras

El único problema de abrir una botella de vino es que siempre se acaba demasiado pronto. Afortunadamente para todos los amantes de este dulce néctar, una bodega de Italia ha decidido tomar cartas en el asunto y ha encontrado la solución: una fuente de vino abierta 24 horas de la que podrás beber todo el vino que quieras. ¿A nadie más le ha saltado una lagrimita de felicidad?

Tal y como anunciaba la bodega Dora Sarchese en su página de Facebook, la fuente fue inaugurada el 9 de octubre en la ciudad de Caldari. Cada año, los peregrinos viajan desde Roma a Ortona para visitar los restos de Santo Tomás en la catedral de Ortona. La fuente recién abierta tiene como objetivo refrescar y animar a los sedientos peregrinos que deciden hacer el camino.

Instalan en Italia una fuente donde podrás beber todo el vino que quieras
Facebook/dorasarchese

Ubicada dentro de un barril gigante, la fuente de vino se presenta mediante una refinada pila de piedra, aunque seamos realistas, una fuente de vino gratuito podría estar en mitad de la sierra que la gente seguiría yendo sin pensarlo.

Al parecer, la apertura de la fuente tuvo lugar junto a una gran fiesta, la bodega quería que todo el mundo supiese que se trata de un lugar donde parar y beber un poco de vino en mitad del camino y no el lugar donde los más aprovechados puedan pasar el rato y derrochar el vino.

Instalan en Italia una fuente donde podrás beber todo el vino que quieras
Facebook/dorasarchese

No es la primera vez que se instala una fuente de vino para refrescar a las personas que deciden hacer una peregrinación. Anterior a esta, en España podíamos encontrar una fuente cortesía de Bodegas Irache, la cual instalada en uno de los muros de las bodegas que dan al Camino de Santiago, saciaba la de todos los peregrinos que querían beber vino sin límites.

Esperemos que la genial idea de instalar fuentes de vino gratuitas cree tendencia e instalen alguna cerca de casa.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Thrillist