Has estado haciendo Caca incorrectamente toda tu Vida ¡Lo dice la Ciencia!

Heces, excrementos, caca, popó. No importa como lo llames, lo haces cada día (o eso espero) y seguramente lo estés haciendo mal.

Resulta que todos los países que tienen retretes no están permitiendo que el… em… esfínter se abra correctamente.

Cuando nos ponemos de pie o nos sentamos, hay un elemento encargado de evitar que evacuemos al azar. Pero cuando nos encontramos en posición de cuclillas, nuestras entrañas se enderezan, haciendo que podamos expulsar absolutamente todos los residuos sin ningún problema.

Sentarse para hacer caca significa que los músculos del intestino tienen que esforzarse para empujar los excrementos alrededor de las curvas de las entrañas. «Al igual que un coche en la carretera, al doblar una esquina significa que nuestras heces tienen que echar el freno», comentaba Giulia Enders, redactora de «Darm mit charme».

No se trata únicamente de una observación inofensiva, la naturaleza nos ha diseñado para que nos pongamos en cuclillas cuando necesitamos ir de vientre. Cuando tratamos de forzar esta situación evitando esa posición, estamos provocando un mayor riesgo de dañar nuestro cuerpo.

«Alrededor de 1200 millones de personas alrededor de todo el mundo que se ponen de cuclillas, no sufren de diverticulosis y presentan menores problemas. Nosotros, sin embargo, exprimimos nuestro tejido intestinal hasta que conseguimos expulsar todo. La Diverticulosis ocurre cuando la tensión y la presión excesiva empujan las áreas débiles de la pared muscular y se forman bolsas en el colon.

Has estado haciendo Caca incorrectamente toda tu Vida ¡Lo dice la Ciencia!

Así que si eres una de las personas que usan los retretes para evacuar… ¿Cómo puedes ajustar tus hábitos para proteger tus entrañas?. Bueno, Enders sugiere que subirse sobre el retrete y mantener el equilibrio para hacer caca podría ser divertido, sin embargo, ella sugiere que tener un pequeño taburete en frente del váter para elevar tus extremidades sería muy adecuado.

Así que recordad, ¡Poneos de cuclillas cuando queráis hacer caca!