Gabrielle, la pequeña de 9 años que cumplió sus sueños después de venderle limonada a un oficial de policía

Zach Ropos tiene 22 años y es un oficial del condado de Lake. Patrullaba en Painesville, Ohio, cuando pasó por un puesto de limonada dirigido por Gabrielle, una niña de 9 años, y se paró para comprar un vaso.

La niña fue corriendo hacia el coche de policía para darle el vaso de limonada y el oficial le dio algunos dólares. A continuación le preguntó que qué quería hacer con el dinero y la pequeña contestó que se compraría un iPad para los deberes del colegio y para jugar.

Zach sintió admiración por la ética de la niña y le comentó a su madre que tenía un iPad antiguo en casa y que le gustaría regalárselo a Gabrielle. La madre no puso problema. Sin embargo, cuando Zach fue a comprobar si aún funcionaba, se llevó una gran decepción. El iPad no encendía.

Gabrielle, la pequeña de 9 años que cumplió sus sueños después de venderle limonada a un oficial de policía
Facebook / Melissa Garcar

Así que al día siguiente fue a una tienda y preguntó si estarían dispuestos a pagar a medias con él una tablet para Gabrielle. Más tarde, se encontró con la niña y su madre. “Hablé con la niña, le expliqué lo valiente y admirable que me parecían sus esfuerzos para ahorrar dinero y le pregunté cuánto había ahorrado. Me contestó que solo tenía unos dólares,” cuenta Ropos.

Gabrielle, la pequeña de 9 años que cumplió sus sueños después de venderle limonada a un oficial de policía
Facebook / Melissa Garcar

La pequeña le explicó al oficial que le había dado a su madre parte del dinero que había ahorrado en el puesto de limonada ya que se había quedado sin gasolina en el coche. Cuando Ropos escuchó esto, casi se puso a llorar y decidió darle su nueva tablet. Gabrielle estaba encantada. No paraba de abrazarlo y tampoco podía dejar de sonreír.

Gabrielle, la pequeña de 9 años que cumplió sus sueños después de venderle limonada a un oficial de policía
Facebook / Melissa Garcar

Su jefe comenta que Ropos es una persona muy buena y reconoce que en las graduaciones les dice a los nuevos policías que si pasas delante de un puesto de limonada de un niño, debes comprar una limonada aunque no te la bebas.

¿Conoces algún otro acto de generosidad? ¿Merece la pena la felicidad de la pequeña? Finalmente su esfuerzo no fue en vano

¡Comparte la historia de este oficial con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Americanow | Abcnews
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?