Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita

En el escaparate de una pequeña tienda nupcial en Chihuahua, Mexico, se alza una figura alta y esbelta vestida con traje de novia.

Durante 90 años, este maniquí tan realista ha estado seduciendo a visitantes de toda América y Europa.

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
Ripley’s Believe it or Not

La piel tan pálida, las manos veteadas, las arrugas de las palmas de las manos y las uñas desgastadas tienen a la gente más que convencida de que La Pascualita, como se le conoce popularmente, no es un maniquí, sino un cadáver embalsamado y conservado perfectamente.

Este maniquí apareció por primera vez en estos escaparates el 25 de marzo de 1930. Los ojos de cristal, el cabello real y los tonos rojizos de la piel llamó mucho la atención a los transeúntes y a los empleados de la tienda. Alguien no tardó mucho en notar una sorprendente similitud con la recién fallecida hija del dueño de la tienda. Los rumores crecieron.

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
rafflesc.files.wordpress.com

Según cuentan, en la década de 1930, la impresionante hija de la dueña de la tienda se iba a casar. Lamentablemente, el día de su boda una araña viuda negra picó a la novia, envenenándola y por lo tanto matándola.

Se rumoreó que la madre estaba tan angustiada que preservó el cuerpo de su hija y lo expuso en el escaparate para tenerla siempre cerca. El rumor se extendió hasta el punto de que el propietario recibiese llamadas telefónicas abusivas.

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
Ripley’s Believe it or Not

La madre negó la acusación. Dijo que la Pascualita no era más que un maniquí muy elaborado y bien hecho. Pero era demasiado tarde y nadie la creyó.

Más tarde se divulgaron algunas cosas extrañas sobre la Pascualita. Como una historia fantástica que habla de un mago francés que se enamoró del maniquí y la visita por las noches usando su magia para resucitarla. Bailaban durante toda la noche, bebiendo y celebrando. También cuentan que sigue a los clientes con la mirada por la tienda o que cambia de posición cuando nadie la ve.

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
Ripley’s Believe it or Not

Solo a algunos empleados de confianza se les permite vestirla y desnudarla. Pero cuando se trata de trabajar junto a la novia, los empleados no están muy contentos. La ropa se le cambia dos veces por semana y los dependientes le temen a este momento. Dicen que tiene las manos tan frías que causan su propio sudor al quitar cada artículo y remplazarlo por lo nuevo.

«Cada vez que me acerco a La Pascualita mis manos estallan en sudor. Sus manos son muy reales e incluso tiene venas varicosas en sus piernas. Creo que es una persona real,» dijo un dependiente.

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
Xavi Valero / Flickr

También se le han hecho homenajes, se han escrito canciones en su honor y se le han adjudicado milagros. Los verdaderos creyentes han dejado flores y velas fuera de la tienda.

Tal vez al actual propietario de la tienda le encanta mantener vivo el misterio. Cuando se le pregunta si es un maniquí o un cadáver, solo sonríe y niega con la cabeza: «Es verdad que mucha gente piensa que es un cadáver pero no podría afirmarlo.»

Un cadáver expuesto en un escaparate: La historia de la Pascualita
Ripley’s Believe it or Not

¿Y tu qué piensas? ¿Maniquí o cadáver?

¡No olvides compartir esta espeluznante historia del maniquí!

Fuente: amusingplanet / thelineup