Este padre desesperado se apresura en la tienda con un niño moribundo y todos tratan de salvarlo

Un niño bastante enfermo entró con su padre de forma precipitada dentro de una tienda de comestibles con el fin de que alguien que allí hubiera les pudiese ayudar. Y fue en ese momento cuando un extraño intervino.

Todo comenzó como un viaje normal a la tienda para este extraño y el resto de compradores habituales de la tienda, hasta que un padre exaltado aparece con un niño en brazos mientras pedía auxilio desesperadamente. En cuestión de segundos, todos estos extraños se reunieron para ver lo qué podían hacer para ayudar al pobre niño. La atmósfera cambió de inmediato, el caos creció con cada segundo que iba pasando, se derramaron lágrimas, pero entre todo esto, había un hombre que mantuvo la calma. Haciéndose cargo de la situación, comenzó a ayudar al niño hasta que el padre del niño apareció de nuevo.

stranger

Como cualquier padre habría hecho, su padre lo cogió en sus brazos e intentó todo lo que estaba en sus manos para intentar salvarlo. Pero el tiempo se estaba agotando, y sabía que no había otro remedio que entregarlo a ese hombre, a un desconocido. No había tiempo que perder, y sabiendo esto, el desconocido pasó por encima del padre y se dirigió al mostrador de la caja donde podría comenzar a tratar de reanimar al niño.

strangertwo

Gracias a la intervención de este heroico desconocido, el niño se salvó de una muerte segura. Cómo responde su padre ante este milagroso hecho hace se se te rompa el corazón de verlo. Cuando surgen de forma espontánea situaciones desesperadas como la que te hemos contado hoy, es increíble y gratificante ver cómo personas que no tienen nada que ver con el afectado intentan hacer lo posible por colaborar y, si es necesario, salvarle la vida a alguien.

¡No dudes en compartirlo con todos tus amigos y familiares!

 


¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?