Este niño está convencido de que su madre le sirvió caca en un bocadillo para la cena

Mientras que los niños pequeños tienen una manera de acabar con nuestra paciencia y causar escándalos en lugares públicos, también son expertos en hacernos reír. Esto se debe principalmente a su inocencia y a la poca vergüenza que tienen de decir las cosas que la mayoría de la gente piensa pero son demasiado reservados o miedosos para decirlas.

Este niño está convencido de que su madre le sirvió caca en un bocadillo para la cena

Cuando se trata de la hora de comer, los niños pequeños pueden ser particularmente difíciles, ya que se establecen en sus normas y a menudo no les gusta probar nuevos alimentos. Ponte en su lugar por un día; te sientas a comer y te encuentras con algo extraño delante tuya. Tiene diferentes olores, texturas y formas. ¿Les culpas por no estar tan abierto a probar estos extraños alimentos a primera vista?

El protagonista de esta historia tiene ha conseguido hacer reír a todo el mundo y solo al negarse a comer. La mayoría de las veces un niño pequeño no tiene un razonamiento lógico para negarse a comer un alimento, pero este pequeño sí lo tiene. «Es caca,» dice, mientras observa la carne del interior del panecillo. Y no entra en razón cuando su madre le asegura que no es caca y es carne picada. Sus palabras no son suficientes para convencerlo de que no es caca.

Este niño está convencido de que su madre le sirvió caca en un bocadillo para la cena

El vídeo comienza con el niño retirando el pan del bocadillo. Cuando lo ve por primera vez, la mirada que tiene en su cara no tiene precio. Él simplemente dice, «Poop»(caca). Puedes oír a sus hermanos repetidamente diciéndole que no es caca, pero él todavía no está convencido. Y puede que no sea el hecho de que esté diciendo caca una y otra vez, pero es la forma en la que el niño lo dice. Mientras sigue mirando a su plato, vacila al tocar la carne. Una vez que la comida está a un lado, lanza su brazo hacia adelante y con un grito dice: «¡Es CACA!»

Mientras su madre sigue intentando darle un bocado, él se niega, pero procede a comer las virutas que están en el plato. ¡Mira el vídeo y seguro que no puedes evitar reírte!

¡No olvides compartirlo con tus amigos y familiares!