Con este fantástico truco, la limpieza de tu barbacoa será pan comido

El tener que limpiar nuestra barcacoa seguramente sea una de las mayores pesadillas para algunos de nosotros. Ahora que se acerca el buen tiempo, posiblemente hayas ido a abrir tu barbacoa para estrenar la temporada de verano y te has encontrado con restos de comida y grasas aún adheridas a la parrilla. Si has probado durante un buen rato con un cepillo de cerdas duras sabrás que no es la mejor solución para eliminar la suciedad y conseguir que vuelva a brillar. ¡Pero no te preocupes!

Hoy te traemos un truco para que la próxima vez que esto te ocurra, sea más fácil la limpieza de tu barbacoa

Con este fantástico truco, la limpieza de tu barbacoa será pan comido
twinschoice via Dollar Photo Club

Lo que necesitarás:

– Un bote de amoníaco.

– Una bolsa de basura.- Una cuerda, goma o algún elemento para atar.

Pasos:

1. Vierte una taza del amoniaco dentro de la bolsa de basura.

2. Coloca las diferentes rejillas de la barbacoa dentro de la bolsa de basura. Ahora usa la cuerda o la goma, o lo que hayas elegido para cerrar la bolsa herméticamente. Asegúrate de que está bien apretado por dos razones:

A. Los vapores del amoníaco son los que limpiarán tu parrilla completamente.

B. Es mejor para el medio ambiente evitar que el amoníaco se derrame sobre cualquier superficie o el jardín.

3. Coloca la bolsa bajo el sol y déjala reposar ahí hasta el día siguiente.

4. Al día siguiente saca las parrillas de la bolsa y enjuaga con agua en un fregadero de exterior o en algún lugar que tenga una buena ventilación ya que los gases del amoníaco no serán agradables después de un día contenidos en la bolsa.

Con este fantástico truco, la limpieza de tu barbacoa será pan comido

Precauciones de seguridad:

Cuando trabajes con amoníaco utiliza siempre guantes y gafas protectoras.

Asegúrate de que estás en un lugar bien ventilado, siempre es mejor hacer este truco en exteriores, garajes o jardines.

Para su total eliminación deberás lavar el fregadero con abundante agua.

¡Ahora la limpieza de tu barbacoa será mucho más fácil!

¡Comparte este sencillo truco con todos tus amigos!