Este equipo de rescate se quedó sin palabras al encontrar una madre enterrada con su hijo…

Cuando las personas se acercan a la muerte, a veces realizan esfuerzos que podemos calificar de sobrehumanos. A menudo se oye que víctimas de accidentes fueron capaces de encontrar la fuerza necesaria para llegar al hospital o rehenes que lograron acabar con sus captores por sí mismos. Pero no hay nada tan extraordinario como la voluntad de una madre para sobrevivir cuando la vida de su hijo está en juego. Un asombroso descubrimiento realizado por un grupo de rescate en Asia después de un terremoto proporciona la mejor prueba de ello.

Los equipos de rescate estaban buscando a los supervivientes y se encontraron con una mujer enterrada en los escombros de una casa. Estaba acurrucada, casi como si estuviera abrazando algo.

Este equipo de rescate se quedó sin palabras al encontrar una madre enterrada con su hijo...
Imgur

La mujer parecía que llevaba muerta desde hacía ya algún tiempo. El grupo de rescate se puso en marcha para buscar más supervivientes, pero el líder del grupo seguía pensando en la mujer que encontraron. Después de su intuición, volvió  a la escena del accidente y echó un vistazo más de cerca a la mujer. Se puso de rodillas y despejó el área debajo de ella sólo para hacer un descubrimiento increíble: Una bolsa de tela cae de los brazos de la mujer muerta. ¡¡En su interior se encontraba un niño pequeño!! Inmediatamente, llamaron a un médico para que examinara al niño.

Pero la historia no acaba ahí. Cuando los hombres examinan otra vez más de cerca la bolsa, se encuentran con un teléfono con un mensaje en su pantalla. Todo el mundo se pasa el teléfono para leer el mensaje y tan pronto como lo van leyendo, todos ellos se echan a llorar. El mensaje decía: «En caso de que sobrevivas, siempre recuerda que Te amo».

No hay duda de ello: esta madre dio su vida por salvar a su hijo. Su sacrificio increíble ya ha llegado a los corazones de millones de personas, ya que es otra muestra más de que el amor siempre prevalece, incluso a través de la muerte.

¡No olvides compartir esta historia con todo el mundo!