Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.

Imagina que estas trabajando de profesora en un colegio y uno de los niños se porta mal. Normalmente castigaríamos a ese niño. Si recordamos, los castigos eran mirar a la pared, aburriéndote e intentando hablar con algún niño que estuviese cerca. Se supone que debíamos pensar en lo que habíamos hecho pero no funcionaba. Solo nos hacia sentir estúpidos y pensar que era injusto.

Actualmente, la escuela primaria Robert W. Coleman ha estado haciendo algo diferente cuando los niños se portan mal. Practican meditación. En lugar de castigar a los niños que se portan mal o enviarlos con el director, esta escuela de Baltimore tiene un lugar llamado sala de meditación.

Es una habitación que no se parece en nada a una clase normal. Está llena de lámparas y almohadas de color púrpura. Llevan allí a los niños para que se sienten y practiquen la respiración y la meditación. Con esto consiguen ayudarlos a calmarse y volver a concentrarse. Intentan también hablar sobre lo ocurrido.

Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.
Facebook / Holistic Life Foundation

La meditación consciente ha existido durante miles de años. Actualmente, la ciencia ha comenzado a notar que tiene algunos efectos interesantes en nuestras mentes.

Un estudio sugirió que la meditación consciente podría dar a los militares una especie de armadura mental contra las emociones perturbadoras. También podría mejorar la memoria, la capacidad de atención y el enfoque de una persona.

Hay que destacar que puede haber personas con las que los estudios no se cumplan pero, en general, la ciencia esta construyendo una imagen muy interesante de lo impresionante que puede llegar a ser la meditación.

Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.
Facebook / Holistic Life Foundation

En este colegio, esa sala de meditación no es la única forma de animar a los alumnos. Fue creada como una colaboración con Holistic Life Foundation, una organización sin ánimo de lucro que también tiene otros programas. Durante más de 10 años, la fundación ha estado ofreciendo el programa extra escolar Holistic Me, donde los niños de preescolar hasta quinto de primaria practican ejercicios de concentración y yoga.

«Es increíble. Nunca pensé que los niños meditaran en silencio pero lo hacen,» dijo Kirk Philips, el coordinador de Holistic Me de Robert W. Coleman.

Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.
Facebook / Holistic Life Foundation

Hubo una fiesta de navidad donde los niños sabían que iban a conseguir regalos pero aun así, se esperaron para meditar primero.

«Para un niño pequeño, debe ser difícil sentarse y meditar si sabes que estás a punto de conseguir una bolsa de regalos, ¡pero lo hicieron! Fue muy bonito. Todos sonreíamos al verlos,» dijo Philips.

Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.
Facebook / Holistic Life Foundation

Los niños se llevan esa concentración a casa. «Hemos tenido padres que nos han dicho que han llegado a casa estresados y su hija les ha dicho que se sienten, que le tiene que enseñar a respirar,» dijo Andrés González, el cofundador de Holistic Life Fundation.

En este programa también ayudan a limpiar parques locales, construir huertos y visitar granjas cercanas.

Este colegio ha sustituido los castigos por meditación obteniendo un resultado muy bueno.
Holistic Life Foundation

Philips comentó que en la escuela no hubo ningún suspenso el año pasado, y este año tampoco. Mientras que en otro colegio, que también usan este programa, las tasas de suspensos bajaron y la asistencia aumentó.

No se si en nuestro país funcionaria, pero la realidad es que los resultados en esos colegios son bastante notables.

¿Qué opinas de esta táctica?

¡No olvides compartir con tus amigos y familiares!

Fuente: Upworthy