Esta profesora jugó con sus alumnos a un juego para que aprendieran sobre el odio

Una profesora decidió jugar a un juego con sus alumnos. Le dijo a los niños que cuando llegaran a casa buscaran una bolsa de plástico y la llenaran con una patata por cada persona que odiaran. Les pidió que al día siguiente trajeran la bolsa con ellos a clase.

Cuando los niños llegaron al colegio al día siguiente, todos traían las bolsas de plástico llenas de patatas. En algunas había dos patatas, en otras tres y en algunas incluso llegaba a 5. La profesora les dijo que durante la próxima semana tenían que llevar las bolsas con ellos a todos sitios donde fueran.

{keyword}
Public Domain Pictures

Los niños hicieron lo que la profesora les había dicho, y en un principio les pareció gracioso tener que ir con la bolsa de patatas a todos sitios. Pero a medida que fue pasando la semana, las patatas empezaron a pudrirse y a apestar y los niños empezaron a estar cansados de tener que cargar todo el rato con ese peso extra. Al final de la semana, se alegraron de que el juego hubiese llegad a su fin.

El último día del juego, su profesora les preguntó, «¿Qué tal ha ido el juego? ¿Ha sido divertido tener que ir cargando con las patatas toda la semana?» Todos los niños estaban de acuerdo en que no había sido para nada divertido. Las patatas pesaban y apestaban. Se alegraban de haberse deshecho de ellas por fin.

{keyword}
Flickr

Entonces la profesora reveló el sentido del juego: «Esas patatas son como el odio que cada uno de nosotros guarda en su corazón. Suponen una carga y su hedor hace que nuestra vida sea miserable. Habéis llevado esas patatas solo durante una semana. Imaginaros lo que tiene que ser llevar el odio en vuestro corazón durante toda una vida.»

{keyword}
Flickr

¡Sacar el odio de tu corazón y perdonar a los demás es la mejor forma de disfrutar de una vida larga y feliz!

¡Compártelo con tu familia y amigos!

Imagen de portada: FlickrFuente: Hefty

Últimos artículos