Esta mujer se quedó de piedra cuando su hijastro hizo esto frente a toda la escuela

Todo ocurrió de la noche a la mañana. Un día estaba tan tranquila en la playa, soltera y sin nadie a mi cargo y al día siguiente me encontraba casada y era la madre de cuatro hijos.

Me casé con mi marido tan sólo unos meses después de conocerlo. Un día fui a visitar a mi abuela al hospital y allí fue donde lo conocí. Nunca me importó que tuviese dos hijos de una relación anterior que vivirían con nosotros si es que llegábamos a mantener una relación formal.

Esta mujer se quedó de piedra cuando su hijastro hizo esto frente a toda la escuela
flickr

Sus hijos tenían nueve y diez años cuando su madre decidió que viniesen a vivir con nosotros. Desde ese momento perdieron prácticamente todo el contacto con ella. Ya han pasado 8 años desde aquel día y su madre sólo se limita a contestar el teléfono cuando algunos de sus hijos la llama.

Mi marido se separó cuando ellos tenían dos y tres años, por lo que cuando los niños se mudaron se encontraron viviendo con dos extraños literalmente. Yo por mi parte, tan pronto como me casé quedé embarazada y un día después de que los dos pequeños se vinieron a vivir con nosotros nació nuestro hijo. De repente, me vi con tres niños a mi cargo de la noche a la mañana. Dos años más tarde di a luz a nuestro segundo hijo.

Recuerdo aquellos momentos en los que me veía tan sobrepasada por la situación que no hacía más que pensar, «Algún día lo agradecerás». Recuerdo unos años bastante estresantes, repletos de viajes en coche haciendo de chofer para poder llevar a mis hijos a sus actividades extraescolares, recuerdo los madrugones para poder llevarlos a las prácticas de hockey, las idas y venidas al hospital, los cumpleaños y fiestas, las horas y horas cocinando para prepararles la comida del colegio.

Esta mujer se quedó de piedra cuando su hijastro hizo esto frente a toda la escuela
wikipedia

Estuve ahí cuando tuvieron los problemas propios de la adolescencia. Su padre estaba  a menudo lejos de casa debido a su trabajo y la madre biológica se había desentendido totalmente de ellos. Sus hermanastros a menudo parecían ser una molestia para ellos y yo a veces parecía ser incapaz de satisfacer sus necesidades. Sin embargo, sentía desde lo más profundo de mi corazón que algún día mis hijastros mirarían hacia atrás y comprenderían que siempre hice todo lo que pude por ellos y que lo hice por amor.

Cuando mi hijastro mayor se graduó en el instituto, después de muchos años sin aparecer, su madre biológica decidió hacer una visita y acompañarlo en ese momento tan especial para él. Durante la ceremonia mi marido y su «ex» se situaron juntos observando con orgullo como «su» hijo recibía el diploma.

Mi otro hijastro estaba junto a ellos mientras yo mantenía una cierta distancia acompañada de nuestros dos hijos. De repente ocurrió algo que nunca olvidaré. El director del instituto pronunció un discurso que concluyó anunciando a sus alumnos la tarea de dar una rosa a la persona más importante en sus vidas.

En ese momento me di cuenta que cada estudiante sostenía una rosa roja entre sus manos. Al recibir sus diplomas, cada estudiante se acercaba a la persona que creían más importante para ellos y les entregaban la rosa.

Nunca olvidaré el sentimiento que me recorrió el cuerpo cuando vi aquella preciosa rosa roja entre mis manos.

Esta mujer se quedó de piedra cuando su hijastro hizo esto frente a toda la escuela
publicdomainpictures

¡Comparte esta bonita historia con todos tus amigos!