Esta madre sentía la carga de tener 5 hijos hasta que las líneas en su alfombra revelaron la verdad…

Enlace patrocinado

“Hace 19 años, Scott, nuestros 5 hijos y yo hicimos un viaje a Omaha. Kenny tenía 10 años, Todd 8, Kevin 5, Ryan 2 y Lisa tan solo 6 meses. Fuimos a visitar a la tía y el tío de Scott que vivían en Omaha, en su nuevo y hermoso hogar. Cuando vi el exterior de la casa pensé “Esa es la casa de mis sueños”.

{keyword}
Facebook / Diane Dekker Redlegs

A medida que su tía nos hacía un tour por toda la casa, recuerdo que yo solo podía pensar en lo increíble que sería tener una vivienda tan bonita, llena de habitaciones y cuartos de baño y una cocina enorme para reunir a toda la familia. Pero si había algo que me daba aún más envidia eran las líneas que se quedan en la alfombra después de pasar la aspiradora. Su comedor estaba lleno de esas líneas. ¡Cómo me gustaría a mi tener algo así!

{keyword}
Facebook / Diane Dekker Redlegs
Enlace patrocinado

A medida que entraba en el comedor, recuerdo que iba pensando: “¡Oh, Dios mío! ¡Esas marcas de la aspiradora en la alfombra, probablemente llevan más de una semana ahí! Menuda suerte… ¡Lo que yo daría por no tener que estar limpiando mi casa cada cinco minutos para que esté perfecta!”.

No podía esperar a que llegase el día de poder hacer eso y no tener la casa en mal estado, siempre hecha un desastre por culpa de las huellas de los niños en la mesa del comedor, o la gran cantidad de legos y juguetes que siempre había escondidos debajo de la mesa, o por la nueva “obra de arte” de Ryan que había plasmado cuidadosamente en la pared con sus fantásticos lápices de colores…

{keyword}
Facebook / Diane Dekker Redlegs

Lo que no pensé en ese momento es que, para que eso pasase, los niños deberían ser ya adultos.

Yo quería esas cosas porque cuesta mucho tener que cargar con la ropa de los 5 niños cada día, tener juguetes por todas partes, bocas que alimentar, comidas para preparar, camas para hacer, etc. La belleza de esa casa me enamoró. Diablos, me pasaba 20 minutos buscando el suelo entre los juguetes antes de pasarle la aspiradora. No se me pasaba por la cabeza que mis hijos un día crecerían y se acabarían yendo de casa…

Enlace patrocinado
{keyword}
Facebook / Diane Dekker Redlegs

Ese pensamiento no existe en la mente de una madre joven, solo las madres con hijos muy mayores piensan en lo rápido que pasa el tiempo.

Entonces un día me desperté, fui a limpiar mi casa y aún estaban las líneas de haber pasado la aspiradora la última vez en la alfombra, miré la mesa del comedor y estaba vacía, tampoco había huellas pegajosas por todas partes…

{keyword}
Run It Like A Mom

Entonces en ese momento me di cuenta de todo…

Esos Legos y la ropa sucia y las bocas que alimentar y las mochilas que preparar a veces cansan, pero implican que tus hijos siguen ahí contigo. Ahí fue cuando me di cuenta de que esas señoras tenían razón, el tiempo pasa muy rápido.

Enlace patrocinado

Los Legos fueron reemplazados por los videojuegos y luego por los partidos de fútbol y luego por habitaciones vacías en espera de una visita a casa. Las cargas de ropa poco a poco se hicieron más pequeñas, los platos sucios eran menos y las colecciones de rocas y los dibujos desaparecieron.

{keyword}
Facebook / Diane Dekker Redlegs

Me hubiese encantado saber el coste de esas líneas causadas por la aspiradora en la alfombra, porque de ser así no hubiese querido que llegase ese día tan pronto.

Esta carta va dedicada a todas las madres que pensaban como yo. Disfrutad de vuestros pequeños, porque cuando se hagan mayores desearás haber podido reírte más con ellos”.

¡Comparte esta preciosa carta con todos tus amigos!

Fuente: Little Things

Enlace patrocinado