Ashley: La chica a la que su madre metió en el horno a 300ºC cuando sólo era un bebé

En 2002, Robert Smith encontró a su hija de 14 meses de edad, Ashley, en el interior del horno de su casa en Prattville, Alabama. La madre de la niña, Melissa Wright, había puesto el horno a 315 grados centígrados y había metido a Ashley dentro. Ashley tuvo quemaduras de tercer grado y se sometió a 28 cirugías durante sus primeros 10 años de vida.

Melissa fue condenada a 25 años de prisión en 2003 tras declararse culpable de intento de asesinato. Al principio se defendía diciendo que tenía a Asley en brazos y se le había caído en el horno y que la puerta del horno se cerró de repente. Obviamente se demostró que su testimonio era falso, sin embargo, más tarde confesó que «unas voces le dijeron que pusiese el bebé en el horno».

Ashley: La chica a la que su madre metió en el horno a 300ºC cuando sólo era un bebé
News.com.au

Ashley tiene ahora 15 años y está preparándose para ir a la escuela secundaria. En julio de este año estuvieron considerando darle a la madre la libertad condicional. Ashley y su abogado solicitaron a la junta que le retrasasen la libertad condicional al menos 5 años. Finalmente se la denegaron y en 2021 volverán a estudiar el caso.

La hermana de Ashley, Courtney Brenson, que tenía 8 en el momento del incidente, apoyó la salida de la cárcel de su madre.

Ashley: La chica a la que su madre metió en el horno a 300ºC cuando sólo era un bebé
News.com.au

«Fui a visitarla múltiples veces. Asistió a clases de salud mental y a clases de abuso infantil. De hecho, ya tiene la ayuda que necesita», dijo Courtney. «Toma la medicación adecuada para ayudarla con su enfermedad mental. Siento que ella ha cambiado. Cuando voy a visitarla, puedo ver una gran diferencia en ella».

Ashley no estaba de acuerdo, citando a su joven sobrina y a su sobrino como razones principales.

«Creo que Melissa debe permanecer en la cárcel unos cuantos años más antes de salir», dijo ante el juez. «Los niños tienen la misma edad que Courtney y yo teníamos cuando esto sucedió. Sinceramente, no confío en ella y temo por su seguridad. No me puedo permitir que pasen el mismo dolor que pasé yo».

Ashley: La chica a la que su madre metió en el horno a 300ºC cuando sólo era un bebé
News.com.au

Ashley añadió en la corte, «No odio a Melissa, pero tampoco la quiero. Simplemente la perdoné».

Ashley fue criada por su tíos por parte de padre y los considera como sus propios padres. La adolescente dice que su madre nunca le ha pedido disculpas por lo que hizo. Aún así, el trauma infantil no impide a Ashley mirar hacia un futuro mejor y dice que quiere ser cirujana en un hospital infantil.

¡Qué conmovedora historia! Si quieres que tus amigos y familiares conozcan el sufrimiento de esta chica, no olvides compartir esta noticia con ellos 🙂

Fuente: Throwback News