Escuchó los gritos de una Mujer y se apresuró con su silla de ruedas. Jamás se imaginó que…

Este hombre trabajaba en su garaje cuando escuchó el grito de una mujer pidiendo ayuda. Sin pensárselo dos veces se dirigió en su auxilio con su silla de ruedas lo más rápido que pudo, fue entonces cuando vio ESTO.

Bob Butler es un veterano que perdió sus piernas durante la guerra de Vietnam en 1965. Por aquel entonces volvió a casa como héroe, pero fue 20 años más tarde cuando demostró su verdadera valía en una situación de vida o muerte.

Escucho los gritos de una Mujer y se apresuro con su silla de ruedas. Jamas se imagino que 03
jardinplantas.com

Era un día normal de verano cuando Butler se encontraba trabajando en su garaje en un pequeño pueblo de Arizona y de repente escuchó los gritos de una mujer que parecían provenir de una casa cercana. Rápidamente, fue a auxiliar a aquella mujer en apuros aún estando impedido por una silla de ruedas. Cuando llegó al lugar de origen de los gritos, se dio cuenta que no podía acceder a la puerta trasera de la casa por culpa de unos arbustos demasiado densos que rodeaban la casa. Fue entonces cuando se tiró al suelo y comenzó a arrastrarse a través de aquellos arbustos llenándose de cortes arañazos.

«Tenía que llegar allí, no importaba lo mucho que me costase». Contaba Butler. Cuando llegó a la piscina, había una niña de tres años llamada Stephanie Hanes en el fondo de la piscina. Hanes había nacido sin brazos y había caído por accidente al agua.

Escucho los gritos de una Mujer y se apresuro con su silla de ruedas. Jamas se imagino que 02
mibrujula.com

Su madre estaba gritando desesperada cuando Butler se tiró de cabeza a la piscina para poder llevar a Stephanie a la superficie. La cara de la pequeña estaba completamente azul, no tenía pulso ni respiraba.

Con la ayuda médica de camino a la casa, Butler comenzó a realizarle un RCP a la pequeña para intentar reanimarla mientras la madre de Stephanie estaba al teléfono hablando con emergencias.

Sin poder hacer mucho más, la madre de Stephanie contempló como su decidido vecino continuaba con la reanimación de su hija, «Fui sus brazos para salir de la piscina y ahora seré sus pulmones, juntos lo conseguiremos no te preocupes» dijo Butler a la mujer.

Escucho los gritos de una Mujer y se apresuro con su silla de ruedas. Jamas se imagino que 01
20minutos.es

Segundos después la niña comenzó a toser  y a recobrar el conocimiento, luego todos empezaron a llorar. Una vez que la madre recuperó un poco la calma le preguntó a Butler cómo sabía que todo saldría bien.

«Realmente no lo sabía», dijo él, «Cuando perdí mis piernas en aquella explosión me encontraba solo en el campo de batalla. No había nadie para ayudarme excepto una pequeña niña vietnamita. Mientras trataba de arrastrarme hasta su pueblo, me dijo en un inglés trabado, ‘No te preocupes, vivirás, voy a ser tus piernas y juntos lo conseguiremos’. Esas palabras me dieron esperanza, yo solo quise hacer lo mismo con Stephanie.»

De alguna siempre pasaremos por situaciones en las que no podremos estar solos, habrá momentos en la vida en la que necesitaremos la ayuda de los demás para poder salir a delante, por lo que siempre que podamos debemos ayudar a quienes lo necesiten y si hace falta convertirnos en sus brazos o en sus piernas.

¡Comparte esta conmovedora historia con todos tus amigos!

Fuente: Hrtwarming

Últimos artículos