EPL, la «alergia» mal llamada al sol que provoca que nos salgan granos después de broncearnos

Llamamos erróneamente como alergia al sol a un gran número de enfermedades dermatológicas causadas por la exposición a los rayos UV. De todas ellas, las más frecuente es la Erupción Polimórfica Lumínica (EPL), la cual aparece como las visitas indeseadas, es decir, sin avisar, incluso 12 horas después de haber tomado el sol.

shutterstock 570525685
NadyaEugene / Shutterstock

Si sufres esta dolencia, verás como tu piel se torna roja y comienzan a salirte pequeños granitos que producen muchísima picazón por la zona del escote, los brazos, las piernas y el empeine.

Afortunadamente, es posible llevar una vida normal durante la época estival sin demasiados problemas. De hecho, podrás seguir yendo a la playa a menos que tu dermatólogo de confianza diga lo contrario, simplemente tendrás que tomar el sol con muchas más precaución.

shutterstock 583526149
nito / Shutterstock

La Erupción Polimórfica Lumínica (EPL) es recurrente, es decir, si la sufriste el verano pasado, existen muchas posibilidades de que la vuelvas a experimentar, sobre todo durante las primeras exposiciones al sol.

Es por ello que, limitar la exposición al sol y hacerlo durante las horas seguras son aspectos claves en la prevención de este problema dérmico. Se recomienda optar por una exposición gradual, de 20 a 30 minutos al día, e ir aumentándola paulatinamente.

Si no sigues las recomendaciones antes mencionadas, puede que te veas en un aprieto, pues la Erupción Polimórfica Lumínica en realidad no es ninguna alergia, por lo que no puede tratarse tomando antihistamínicos, aunque es cierto que en algunos casos graves, el médico puede recetar antihistamínicos o antiinflamatorios tópicos (corticoides). De cualquier forma, lo más importante aquí es la prevención.

shutterstock 300218315
verona studio / Shutterstock

Si hablamos de protectores solares, no todos son igual de efectivos. Para las pieles que son especialmente sensibles a la luz del sol, es necesario la utilización de cremas con un factor de protección solar muy alto (FPS 50). En este sentido, algunas marcas tienen productos específicos (FPS 100+) para este problema que, además de protegernos de los rayos del sol, también alivian los síntoma asociados.

Cabe destacar, que no es suficiente con la simple aplicación de la crema correcta antes de quedar expuestos a la luz solar. Las cremas fotoprotectoras para pieles intolerantes deben empezar a utilizarse entre 15 y 30 días antes de la exposición al sol continuando durante todo el verano para que la piel esté protegida.

shutterstock 394527796
ESB Professional / Shutterstock

Desafortunadamente, este es un problema cada vez más popular entre la población debido a que el continuo deterioro de la capa de ozono propicia que las radiaciones solares sean más potentes. Por suerte, la gente es cada vez más consciente de la importancia de aplicarse filtros solares, lo que ayuda a reducir en cierta manera el número de casos.

¡Recuerda protegerte del sol este verano! Si cuidas de tu cuerpo, tu cuerpo cuidará de ti.

¡Comparte la importancia de protegerse del sol este verano con todos tus amigos!