Una diminuta ardilla muy especial se cuela en una camada de un refugio de animales

Cuando el refugio Antler Ridge Wildlife Sanctuary, el cual está situado en el norte de Nueva Jersey, recibió una camada de minúsculas ardillas, todos se fijaron en que había algo muy especial en una de esas pequeñas criaturas.

La camada fue recogida por la instalación a principios de este año y las juntaron con el resto de ardillas grises orientales. Una de ellas estaba cubierta por un pelaje blanco, lo que hizo que destacase sobre el resto. Como podrás adivinar por el nombre de la raza, por lo general son de un color gris en lugar de tener esa piel blanca nieve. Pero este pequeño individuo no se ajustaba a la norma.

No estaban seguros de si era albina hasta que abrió los ojos para revelar los ojos rojos, que es la confirmación, haciendo de él uno de los animales más raros del planeta.

También, por desgracia, lo convirtió en un blanco mucho más fácil para los depredadores en la naturaleza, pero el pequeño parece estar disfrutando a lo grande de la vida en el refugio.

{keyword}
Facebook / Antler Ridge Wildlife Sanctuary

La camada fue descubierta en un ático y llegó el 17 de marzo. Como se puede ver, la inusual ardilla rápidamente llamó la atención del refugio cuanto todas se acurrucaron juntas y ella era una mancha blanca resaltando entre las demás.

{keyword}
Facebook / Antler Ridge Wildlife Sanctuary

Esperaron alrededor de una semana hasta que pudo abrir los ojos, pero incluso en ese breve periodo de tiempo, ¡probablemente parezca eterno por la curiosidad que cada vez se hace más fuerte!

{keyword}
Facebook / Antler Ridge Wildlife Sanctuary

Si sus ojos fuesen oscuros en lugar de rojos, tendría una condición genética diferente, conocida como leucismo que manipula la coloración de una manera similar.

{keyword}
Facebook / Antler Ridge Wildlife Sanctuary

Pero cuando finalmente echó un vistazo al mundo, fueron capaces de decir sin duda que se trataba de una ardilla albina.

{keyword}
Facebook / Antler Ridge Wildlife Sanctuary

Lo llamaron Filbert, pero a diferencia de sus hermanos, todavía no va a poder regresar a su hábitat natural, ya que como indican desde el refugio se trata de un blanco fácil para los depredadores y no tendría demasiadas posibilidades de sobrevivir. Dos de sus hermanas también se quedan con él para hacerle compañía en el refugio.

Echa un vistazo al vídeo de abajo para ver más sobre esta ardilla tan especial.

¡Comparte esta bonita historia con tus amigos!