El ‘síndrome’ Oto Vans que muchos famosos padecen por el que deberíamos empezar a hablar en tercera persona

Muchos de los grandes personajes de nuestro país son conocidos y caracterizados por hablar de sí mismos en tercera persona, el claro ejemplo es la inigualable Aída Nízar, aunque al otro lado del charco también se lleva eso de la tercera persona y el mismísimo Kanye West nunca habla de sí mismo en primera persona.

Un reciente estudio de la revista Nature, lanza algo de bueno sobre esta odiada costumbre y es que, los que se atreven a hablar de sí mismos en tercera persona, suelen ser criticados por ello.

¿Por qué es bueno hablar en tercera persona?

El 'síndrome' Oto Vans que muchos famosos padecen por el que deberíamos empezar a hablar en tercera persona
staticflickr

Entre los muchos talentos del Influencer de Vitoria, maquillaje, tutoriales, críticas varias y experiencias vitales, se encuentra la particularidad que Oto Vans habla de sí mismo en tercera persona y el ¿Qué la pasa?, con laísmo incluido, es una de sus firmas de identidad.

El hecho de referirse a uno mismo en tercera persona poco tiene que ver con el narcisismo, como se apuntaba hasta ahora. Según el estudio de nature, los monólogos internos en los que nos referimos a nosotros mismos en tercera persona pretenden crear distancia entre ti y tus emociones.

Un mecanismo de defensa de lo más básico pero efectivo

La lógica se centra en una experiencia que seguro has vivido en tus propias carnes. Le estás contando un problema a tu mejor amigo y este te da un consejo, bueno o malo, en el que tú piensas, ¿por qué no se aplica a sí mismo el cuento?

En muchas ocasiones eres capaz de aconsejar a alguien mejor en sus problemas que en los tuyos propios, por eso es tan importante compartir con tus seres queridos tus problemas. Las personas que hablan de si mismas en tercera persona enfocan sus problemas e inquietudes como si se tratase de otra persona.

De esta forma es más sencillo, según los expertos, encontrar un enfoque y solución diferente a los problemas que te atormentan en tu vida diaria. Consigues ver las cosas con perspectiva.

Al hablar en tercera persona se reducen los estímulos negativos que tu cerebro activa al analizar tus propios problemas. La próxima vez que te veas en mitad de una encrucijada, sentimental, laboral o de la vida en general, solo tendrás que pensar en Oto Vans y preguntarte… ¿Qué la pasa?

¿Conoces a alguien que hable en tercera persona? ¿Eres tú uno de ellos?

¡Compártelo con tus amigos para que prueben el efecto Oto Vans!

Fuente: natureotovansImagen de portada: kanyewestt_official | otovans