Ducha fría vs ducha caliente: Ventajas y Desventajas de cada una

La mayoría de las personas preferimos ducharnos con agua caliente, especialmente en las frías mañanas de invierno. No hay nada que odiemos más que estar dándonos un ducha relajante con agua calentita, y de repente empiece a salirnos agua fría.  Pues, en lugar de enfadarnos, quizás deberíamos agradecérselo, porque el agua fría puede ser beneficiosa para nuestra salud.

Ducha fría vs ducha caliente: Ventajas y Desventajas de cada una
Anna Om / Shutterstock

Aunque nos resulte sorprendente, las duchas de agua caliente no son una necesidad; sino más bien un lujo que todo aquel que prueba no quiere abandonar nunca más. En el siglo I a.C., los griegos inventaron sistemas de calentamiento de agua para los baños públicos. Sin embargo, ellos preferían bañarse con agua fría, debido a los beneficios que esta tiene para la salud.

¿Significa esto que las duchas de agua fría son mejores para la salud que las de agua caliente? Lo cierto es que las duchas de agua caliente tienen numerosos beneficios para la salud, pero las de agua fría aún más.

Ventajas de las duchas de agua fría y caliente

Ducha de agua caliente

Ducha fría vs ducha caliente: Ventajas y Desventajas de cada una
Yuganov Konstantin / Shutterstock

Estos son los principales beneficios que puedes obtener de una ducha de agua caliente:

  • Alivio de la rigidez y los dolores musculares.
  • El vapor del agua caliente ayuda a limpiar los senos nasales, por lo que puede ser muy útil si estás resfriado.
  • Son muy eficaces si quieres librarte del frío, especialmente después de pasar todo un día enfrentándote al frío exterior.
  • Ayudan a eliminar el estrés, permitiendo que el cerebro libre más oxitocina, una sustancia química que ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés.

Ducha de agua fría

Ducha fría vs ducha caliente: Ventajas y Desventajas de cada una
LarsZ / Shutterstock

Principales beneficios de ducharse con agua fría:

  • Ayudan a quemar grasa gracias a la estimulación de la quema de calorías.
  • Ducharse con agua fría después de hacer ejercicio puede realmente impulsar la recuperación.
  • Te ayuda a activarte por las mañanas, al igual que beberte una taza de café.
  • Pueden mejorar el sistema inmunológico e incluso mejorar la circulación sanguínea.
  • A diferencia de las duchas de agua caliente, el agua fría no seca la piel. De hecho puede ayudar a mejorarla, ya que pueden reducir el acné e incluso ayudar a que los poros se cierren.
  • Son excelentes para el pelo y el cuero cabelludo porque cierran las cutículas, por lo que la suciedad no se acumula en ellas.

Aunque a veces no apetezca una ducha fresquita, especialmente en invierno; los beneficios que le aportan a tu salud pueden valer la pena por ese pequeño mal trago.

¿Eres más de duchas frías o calientes? ¿Sabías los beneficios de cada une

¡Comparte con tu familia y amigos!

Imagen de portada: RolloidFuente: organicmedic