Dieta Purificante para después de los Atracones

A todos nos ha pasado. Nos damos un buen atracón en las fiestas y luego nos acabamos sintiendo culpables, por eso hoy vamos a tratar de mostraros cómo podemos purificar nuestro hígado y el intestino después de estos acontecimientos.

El ayuno no es bueno, es mejor centrarse en el aceite de oliva, agua, frutas y verduras para purificar el cuerpo poco a poco.

Una vez finalizadas las fiestas o celebraciones acabamos con el cuerpo repleto de calorías y algo de cintura. Los alimentos ricos en grasa y azúcares, unidos tal vez con un par de copas de más, dejan consecuencias que van mucho más allá de la subida de peso, con un aumento del colesterol y triglicéridos, fatigando especialmente al hígado. Demasiados condimentos y el alcohol también implican una sobrecarga del aparato digestivo que irrita las membranas mucosas y dificulta la digestión de los alimentos.

La pregunta, por lo tanto, es si podemos limpiar rápido y eficazmente nuestro cuerpo.

Dieta Purificante para después de los Atracones

Lo primero es tener muy claro que para limpiar el cuerpo no debemos abusar de tomar suplementos y tés de hierbas, porque esta no es la solución que va a resolver el problema, no sirve sin una buena dieta basada en frutas, verduras y alimentos poco sazonados, y acompañado por el ejercicio físico adecuado. Así que tienes que ser paciente, antes de ir a la farmacia o buscar una medicina a base de hierbas, es mejor si te sientas en una mesa con papel y lápiz para dibujar un verdadero plan de ataque.

No temas por los sacrificios en la mesa, no tendrás que ayunar o vivir comiendo sólo pan y agua como los ermitaños. Tu dieta de desintoxicación sólo debe proporcionar alimentos sencillos y saludables, consumiéndolos en cantidades adecuadas y con métodos de cocción saludables.

Totalmente prohibido comer alimentos grasos, fritos o tal vez salteadas con mantequilla, manteca de cerdo, y otras sustancias parecidas. Intenta enviarlos al rincón más remoto de tu cerebro. Para la mayoría de las comidas es mejor usar aceite de oliva crudo, preferiblemente virgen. Aunque el aceite tiene calorías, es bien conocido que es nutricional.

Consumir una cucharada al día de aceite de oliva virgen es una bendición para el corazón y el cerebro, así como una valiosa ayuda en la prevención del cáncer.

Otra recomendación básica es no beber alcohol, ni jugos de frutas ni refrescos y reemplazarlos por agua, unos dos litros al día.

Es fundamental minimizar los azúcares simples y grasas, pero también debes introducir más legumbres que son fuentes de proteínas vegetales en lugar de carne o queso. Finalmente comer vegetales verdes, ya sean crudos, hervidos o al vapor.

¡Si te ha gustado este artículo compártelo con el mundo por una vida más sana! ?