¿Qué debes hacer si tus paredes están llenas de moho?

En algún momento de tu vida, te habrás enfrentado o te enfrentarás con el moho, y éste es un enemigo difícil de abatir. La mayoría de los estudiantes se enfrentan a este problema debido al mal cuidado de sus pisos de alquiler. El dueño no le tiene mucho aprecio a la propiedad y prefiere no invertir en ella mientras esté alquilando y ello puede llevar a que tus paredes se llenen de moho y tu salud corra peligro.

Si estás viviendo con moho en tu casa, la historia de este recién titulado te ayudará a entender los graves problemas que puedes sufrir si no le pones remedio antes de que sea demasiado tarde.

{keyword}
pexels

Tras graduarse, Imogen, consiguió un trabajo en la propia universidad y empezó a compartir piso con varios estudiantes. Su habitación estaba llena de moho, que subía peligrosamente por las paredes y hasta en los muebles.

«Al principio limpiaba las paredes con productos antibacterias«

Por mucho esfuerzo que pusiera en limpiar las paredes con productos antibacterias 3 o 4 veces al día, las manchas volvían en unas pocas horas. Tras comunicar al casero la situación, este simplemente le recomendó seguir usando este tipo de productos y que el problema se resolvería.

{keyword}
staticflickr

Una buena mañana, el joven estudiante, despertó con falta de aire y un punzante dolor torácico. Esto se convirtió en su rutina diaria, y tras 6 semanas con tos persistente, decidió visitar a su médico.

«Mi médico pensó que podría tener cáncer de pulmón debido a mis síntomas»

A la espera de las pruebas, Imogen se decidió por erradicar todo el moho de las paredes de su cuarto, cuando al retirar los muebles descubrió que hasta su colchón estaba ya impregnado de estas manchas.

{keyword}
wikimedia

Preocupado y sin saber muy bien que hacer acudió a su casero, que se desentendió totalmente de la situación, por lo que equipado con mascarilla, guantes y gafas de protección, se disponía a frotar todas y cada una de las superficies con moho.

«Tras una jornada intensa de limpieza necesitaba aire, me empezaba a costar respirar y necesitaba aire. Aire limpio, oxígeno«.

Camino a la salida, Imogen se cayó en el pasillo mientras su cara y garganta, ahora sin las protecciones, se inflamaban. Consiguió reunir la fuerza suficiente para llegar a la salida y con una bocanada de aire fresco empezar a recuperarse.

Finalmente decidió contratar a unos verdaderos profesionales que limpiaran su cuarto y reclamó los gastos a su casero gracias a una asociación legal que le ayudó a reunir todas las piezas legales y así poder pedirle responsabilidades a su casero.

{keyword}
staticflickr

Imogen aún sigue con problemas respiratorios debido al tiempo que estuvo expuesto a este problema, así que si empiezas a ver puntos negros en las paredes, ponte manos a la obra y consigue ayuda de un profesional.

Además, después de esta experiencia quiere dar estos consejos:

Mantén un registro de toda la correspondencia que mantengas con tu casero, y haz todas las fotografías que puedas del moho con tu teléfono móvil que pueda demostrar el lugar y fecha.

Debes evitar limpiar el moho por ti mismo, ya que podría llevar a empeorar cualquier problema de salud que haya resultado de vivir en ese ambiente durante largos períodos de tiempo.

Comparte esta importante información con todos tus conocidos para evitar esta situación.

Fuente: metroimagen de portada: staticflickr