¿Por qué debes poner las nueces en remojo antes de comértelas?

Las nueces y las semillas pueden ser el mejor aperitivo para picar entre horas gracias a su alto contenido en nutrientes. Pero, al igual que las legumbres o los granos, también pueden contener sustancias que interfieran en la capacidad del cuerpo para absorber esos nutrientes.

El simple hecho de poner en remojo las nueces antes de comértelas reducirá esas sustancias y hará que sean mucho más beneficiosas para nuestro organismo.

¿Por qué debes poner las nueces en remojo antes de comértelas?
Shutterstock kireewong foto

¿Es necesario poner las nueces en remojo?

La respuesta es . Las nueces contienen ácido fítico, que también está presente en las legumbres y los granos, y, al igual que ellos, las nueces también necesitan estar en remojo para que se puedan digerir correctamente.

Cuando ingieres nueces que no han estado en remojo, el ácido fítico se une a los minerales en el tracto gastrointestinal y no puede ser absorbido por el intestino. Si las pones en remojo, eliminas el ácido fítico, de esta manera podrás digerir perfectamente todos los nutrientes de las nueces.

¿Por qué debes poner las nueces en remojo antes de comértelas?
Shutterstock Ray Yeardley

Además, las nueces contienen muchos inhibidores de enzimas, lo que también hace que las nueces que no han estado en remojo sean difíciles de digerir. La gran mayoría de personas no lo hacen porque lo consideran una pérdida de tiempo, pero es realmente importante y puede incrementar el contenido nutricional tanto de las semillas como de las nueces que consumes.

¿Cómo poner las nueces en remojo?

Para ello solo necesitarás:

  • 4 tazas de nueces crudas, sin sal y orgánicas
  • 1 o 2 cucharadas de sal sin refinar
  • Agua filtrada
¿Por qué debes poner las nueces en remojo antes de comértelas?
Shutterstock Stolyevych Yuliya

Pon las nueces en un bol y llénalo de agua. Añade una o dos cucharadas de sal, tápalo y déjalo reposar unas 7 horas. Enjuágalas para eliminar los residuos de la sal. Ponlas encima de un paño y sécalas en un horno a muy baja temperatura durante unas 12 o 24 horas hasta que estén ligeramente crujientes.

Haz esto con todas las nueces nada más comprarlas, así las tendrás listas para poder consumirlas siempre que quieras.

¡Comparte este artículo con todos tus amigos!

Fuente: 1 Million Health Tips