Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio

Las bebidas energéticas son una de las bebidas más populares en el mundo. Son fáciles de conseguir, tienen un sabor delicioso y aportan ese extra de energía cuando más lo necesitamos, sin embargo, no todo son virtudes en estos refrescos.

El origen de las bebidas energéticas

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio
Twin Design / Shutterstock

Las bebidas energéticas fueron originalmente producidas en Japón. Creadas con el objetivo de mejorar el rendimiento deportivo y mantener a los empresarios japoneses en la cima, tuvieron un éxito rotundo en el país del sol naciente. Europa no tardó en darse cuenta de ello y las popularizó rápidamente a medida que se desarrolló Red Bull en Austria a mediados de la década de 1980.

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio

El Red Bull fue la primera bebida energética introducida en los Estados Unidos. Allí comenzó a comercializarse en 1997, justo 10 años después de que fuese creada en Austria. Actualmente EE.UU. es el principal consumidor de bebidas energéticas del mundo, con un consumo anual aproximado de 1.500 millones latas de Red Bull y esta sigue en aumento.

Los efectos de las bebidas energéticas sobre la salud: la historia de Dean Wharmby

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio

Llevar la vida de un culturista profesional puede ser más duro de lo que se piensa. La mayoría de la gente desconoce las dietas y los entrenamientos extremos que los fisicoculturistas necesitan para conseguir sus objetivos, sin importar el desafío y los riesgos que puedan suponer para la salud.

La historia de Dean Wharmby, un fantástico padre y culturista profesional, es una triste prueba de ello.

Siendo culturista Dean consumía 10.000 calorías al día, lo que supone 4 veces la ingesta calórica recomendada para los hombres. Eso era lo que debía consumir para mantener su tamaño y su masa muscular.

¿Cuál fue su mayor error? Durante sus entrenamientos consumía dos bebidas energéticas por hora.

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio

Las bebidas energéticas parecían ser de ayuda al principio, pues lo mantenían concentrado y despierto durante sus extenuantes sesiones de entrenamiento. Por desgracia, con el tiempo le diagnosticaron cáncer de hígado, obligándole a abandonar sus malos hábitos y recurrir a la medicina natural en lugar de la quimioterapia.

Lo triste de esta historia es que cuando el tumor de Dean comenzó a encogerse y desaparecer, volvió a retomar sus viejos hábitos. Finalmente, los médicos le diagnosticaron cáncer de hígado por segunda vez.

Desafortunadamente, esta vez era demasiado tarde para tratar el cáncer de forma natural o con quimioterapia, y lamentablemente su salud se deterioró hasta que falleció dejando atrás esposa e hija.

¿Cómo afectan las bebidas energéticas a tu salud?

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio
imnoom / Shutterstock

El término “bebida energética” hace referencia a las bebidas que contienen cafeína en combinación con otros ingredientes como la taurina, el guaraná y las vitaminas B, con el objetivo de a sus consumidores un extra de energía. Por desgracia, esos ingredientes pueden ser altamente peligrosos para nuestra salud.

Dependencia de cafeína

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio
Andrey_Popov / Shutterstock

Cada marca de bebidas energéticas contiene niveles de cafeína diferente que oscilan entre los 50 y los 505 mg por lata o botella. Esta concentración de cafeína hace que pueda ser peligroso ingerir más de una bebida en un corto período de tiempo.

Algunos estudios han investigado si la cafeína tiene efectos secundarios adversos en el sistema cardiovascular, y aunque los resultados no fueron lo suficientemente concluyentes como para establecer reglas más estrictas sobre el consumo de bebidas energéticas, hicieron que algunos países europeos como Dinamarca y Noruega prohibiesen su venta.

Por otro lado, también existe el problema de la adicción a la cafeína. Muchos expertos han argumentado que la cafeína tiene características similares a la de ciertas drogas como el alcohol o el tabaco. Los síntomas de la abstinencia a la cafeína pueden incluir dolores de cabeza intensos, náuseas, fatiga, mal humor y dificultad para concentrarse.

Efectos negativos de la niacina

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio
FotoAndalucia / Shutterstock

La niacina, también conocida como vitamina B3, afecta negativamente al hígado, causando daño e incluso insuficiencia hepática. Lamentablemente para nuestro cuerpo, las bebidas energéticas a menudo contienen niacina para mejorar los efectos de la cafeína. Una bebida energética promedio puede contener más de 40 mg de niacina.

Conexión con la hepatitis

La historia de Dean Wharmby no es el único ejemplo de los efectos negativos que tiene el consumo de bebidas energéticas.

En otra ocasión, un hombre de 50 años fue diagnosticado con hepatitis, una inflamación del hígado que puede provocar enfermedad hepática y cáncer. El hombre declaró que había estado consumiendo más de 2 bebidas energéticas al día para aumentar su rendimiento en el trabajo.

Dean Wharmby, la historia de un fisicoculturista que muestra los peligros de las bebidas que toman en el gimnasio
Asier Romero / Shutterstock

Aunque no está claro si la ingesta extrema de bebidas energéticas está relacionada con la aparición de hepatitis, merece la pena prestarle atención, ya que a otra mujer también se le diagnosticó hepatitis después de consumir a diario una cantidad superior a la media.

Está claro que es necesario realizar mucha más investigación al respecto, pero más claro es aún que no vale la pena arriesgar la salud por un impulso de energía momentáneo.

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Healthy Holistic Living