¿Cuánto pis hay en las piscinas? ¿Existe el detector de orina? La ciencia tiene la respuesta

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Según la ciencia, todos hemos hecho pis en una piscina en algún momento de nuestras vidas, incluso los nadadores olímpicos lo admiten.

Si la natación está entre tus hobbies, será mejor que pares de leer aquí. Tras realizar varias pruebas en decenas de piscinas canadienses, unos científicos han encontrado que en algunas piscinas públicas llega a haber hasta 75 litros de amarillenta y humeante orina.

Aunque se trata de un hecho que todo el mundo sospechaba e intentaba olvidar cada vez que se bañaba en una piscina, resulta han podido confirmar uno de nuestros mayores temores por primera vez gracias a una prueba diseñada para estimar la cantidad de orina.

Puede que no quieras pisar una piscina más en tu vida si sigues leyendo…

{keyword}
Pagalparrot

La prueba funciona midiendo la concentración de acesulfamo potásico, un edulcorante artificial que podemos encontrar comúnmente en alimentos procesados ​​y que se expulsa por la orina sin llegar a ser alterado por el organismo.

Después de analizar los niveles del edulcorante en dos piscinas públicas de Canadá durante un período de tres semanas, los científicos calcularon que los nadadores habían liberado 75 litros de orina, lo suficiente para llenar una papelera de tamaño mediano, en una piscina grande (unos 830.000 litros, un tercio del tamaño de una piscina olímpica) y 30 litros en la segunda piscina con un tamaño alrededor de la mitad de la primera.

Lindsay Blackstock, estudiante de posgrado en la Universidad de Alberta y autora principal del estudio decía: «Nuestro estudio proporciona evidencias irrefutables de que la gente realmente orina en piscinas públicas».

{keyword}
Pagalparrot

Aunque los investigadores no pueden confirmar exactamente qué fracción de visitantes deciden aliviar silenciosamente su vejiga bajo el agua, los resultados sugieren que el contenido de orina aumentaba con el transcurso de los días.

Si bien es verdad que a nadie le gusta pensar que está nadando en orina, quizás se deban sentir aliviados al saber que en las bañeras de hidromasajes y los jacuzzis los niveles de orina son mucho más elevados.

Los datos revelaron que el jacuzzi de un hotel triplicaba la cantidad de orina respecto a las mediciones tomadas de la piscina más sucia. Al parecer, las burbujas de estas bañeras relajan hasta el esfínter.

En total, el equipo analizó 31 piscinas y bañeras diferentes de dos ciudades canadienses para descubrir que el famoso edulcorante estaba presente en el 100% de las muestras, es decir, ninguna piscina estaba libre de orina.

{keyword}
Swimmingworldmagazine

«Queremos utilizar este estudio para promover la educación pública sobre las prácticas adecuadas de higiene en la natación», dijo Blackstock. «Debemos ser considerados con los demás y asegurarnos de salir de la piscina para usar el baño cuando sintamos la llamada de la naturaleza».

Aunque la mayor parte de la sociedad adulta jamás admitiría que usan la piscina pública como un retrete, los resultados están ahí para hacer evidente la realidad. En una encuesta anónima, el 19% de los adultos admitió haber orinado en una piscina al menos una vez y de hecho, los nadadores profesionales han confesado estar entre los delincuentes más comunes.

Antes de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el nadador estadounidense, Ryan Lochte, dijo: «Creo que tiene que haber algo con el cloro, es meterte en el agua y querer ir al baño automáticamente», y su compañero de equipo, Michael Phelps, afirmó que era un comportamiento más que normal. «Creo que todo el mundo hace pis en la piscina», dijo. «El cloro acaba con la orina, así que no hay ningún problema.»

{keyword}
Momsagainstcooties

Sin embargo, aunque la orina es estéril, los compuestos de la orina, incluyendo la urea, el amoníaco, y la creatinina pueden llegar a reaccionar con los desinfectantes y provocar irritación en los ojos y problemas de respiración. La exposición a largo plazo de estos compuestos ha sido relacionada con el asma en nadadores profesionales y trabajadores de piscinas.

En el futuro, los científicos esperan poder realizar este tipo de pruebas para asegurar que los niveles de orina en las piscinas se mantiene en un nivel de higiene aceptable. Lo cierto es que no existe ningún producto que indique la aparición de orina en las piscinas a pesar de que muchos de los niños sean advertidos al respecto, por lo que es muy difícil concienciar a la población respecto a unos buenos hábitos de higiene.

Así que puedes estar tranquilo, porque no, no existe ese detector de orina que todo el mundo piensa que tienen en las piscinas de los hoteles.

Y tú, ¿dejarás de ir a las piscinas?

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: Metro, The Guardian

Últimos artículos