Cuando se enteró que tenía cáncer de mama, su marido respondió de la mejor forma posible

Esta mujer recibió la peor noticia de su vida, tenía cáncer de mama. Pero el apoyo de su marido durante su lucha contra el cáncer fue realmente asombroso.

Cuando se enteró que tenía cáncer de mama, su marido respondió de la mejor forma posible
stokkete / Depositphotos

«Me encontró llorando amargamente en la habitación del hospital. ¿Qué pasa? Me preguntó Richard, sabiendo que los dos teníamos motivos para llorar. En las últimas cuarenta y ocho horas me había enterado de que tenía un tumor cancerígeno en el pecho que se había extendido a los ganglios linfáticos, y que tenía una posible mancha en el cerebro.

Tenía 32 años y era madre de tres niños pequeños. Richard me abrazó y trató de consolarme. Jesús había sido mi salvador antes de descubrir que tenía cáncer, y seguiría siéndolo después de mi diagnóstico. Pero parecía que a Richard le superaba la aterradora realidad de mi situación.

Richard trató de consolarme. «Todo ha sido demasiado, ¿no es así?», me dijo.

«Es cierto,» lloré mientras sostenía un espejo de mano que había encontrado en el cajón.

«Yo no sabía que iba a ser así;» lloré, mientras mirada mi reflejo en estado de shock en el espejo.

No me reconocía. Estaba terriblemente hinchada. Después de la cirugía. Había gemido mientras estaba dormida y habían aumentado el auto-dispensador para aliviar lo que pensaban que era dolor.

Cuando se enteró que tenía cáncer de mama, su marido respondió de la mejor forma posible
ZaraMuzafarova / Depositphotos

Por desgracia, era alérgica a la morfina y me había hinchado como una salchicha. Tenía el cuello, los hombros y el pecho manchados de betadine de la cirugía y, era demasiado pronto para darme un baño.  Un tubo drenaba el fluido. Mi hombro izquierdo y mi pecho estaban envueltos herméticamente en una gasa, dónde había perdido parte de mi mama.

Mi pelo largo y rizado estaba enmarañado. Más de un centenar de personas habían venido a verme durante las últimas cuarenta y ocho horas, y todo lo que habían visto era una mujer blanca, hinchada, sin maquillar y vestida de color gris.

¿Dónde estaba yo?

Richard me puso de nuevo la almohada y salió de la habitación. Volvió en un momento, con los brazos llenos de pequeñas botellitas de champú y acondicionador que confiscó del carrito del pasillo. Quitó las almohadas y arrastró la silla al fregadero.

Cuando se enteró que tenía cáncer de mama, su marido respondió de la mejor forma posible
ZaraMuzafarova / Depositphotos

Desenredó los tubos, se metió el largo en el bolsillo de la camisa. Luego se agachó y me cogió. Me sentó suavemente en su regazo, acunó mi cabeza entre sus brazos en el fregadero y empezó a dejar caer agua caliente sobre mi pelo.

Vació las botellitas sobre mi pelo, lavando y acondicionando mis largos rizos. Me envolvió el cabello en una toalla y me devolvió a la cama.

Mi marido no me había cepillado el pelo en la vida. Cogió un secador y me lo secó por completo, mientras me entretenía intentando darme consejos de belleza.

A continuación, prosiguió en base a la experiencia de observarme durante los últimos doce años. Reí mientras se mordió el labio. Me limpió el hombro y el cuello con un paño caliente, con cuidado para no hacerme daño en la zona operada, y embadurnó de crema mi piel.

Luego abrió mi bolsa de maquillaje y comenzó a maquillarme. Nunca olvidaré nuestra risa cuando trató de aplicarme el rímel y el colorete. Abrí los ojos y contuve la respiración mientras me aplicaba rímel en las pestañas con las manos temblorosas. Me espolvoreó las mejillas con el pincel del colorete.

Cuando se enteró que tenía cáncer de mama, su marido respondió de la mejor forma posible
AndreyBezuglov / Depositphotos

Como último toque, cogió dos pintalabios.

«¿Cuál? ¿Cereza o vino?», preguntó.

Me aplicó el lápiz como si fuera un artista de lienzo y luego colocó el espejo delante mía.

Había vuelto a ser humana. Un poco hinchada, pero olía a limpia, mi cabello suave caía sobre mis hombros y me reconocía.

«¿Qué te parece?», me preguntó. Empecé a llorar de nuevo, esta vez porque estaba agradecida. «No cariño, no puedes estropear mi maquillaje.», dijo y se echó a reír.

Durante ese difícil momento de nuestras vidas, me dieron una posibilidad de supervivencia del 40% en cinco años. Eso fue hace siete años. Lo conseguí gracias a la risa, al consuelo de Dios, a hacerle caso a los médicos y a la ayuda de mi maravilloso marido.

Vamos a celebrar nuestro décimo noveno aniversario, y nuestros hijos ya son adolescentes. Todo lo que siempre había dado por sentado, se desvaneció en unas horas, ver crecer a mis hijos, mi salud, mi futuro. Con un pequeño acto de bondad, Richard me devolvió a la normalidad.

Siempre recordaré ese momento como uno de los gestos más cariñosos de nuestro matrimonio.

¡Comparte esta bonita historia de amor con tu familia y amigos!

Imagen de portada: AndreyPopov / DepositphotosFuente: hrtwarming