5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

Cuando somos pequeños nos gusta investigar el mundo y terminamos descubriendo cómo debemos reaccionar ante el mundo de los adultos. En esta ocasión, los maestros de los hijos son los padres aunque no sean conscientes de ello.

El cerebro de los niños aprende y se adapta muy rápido. Esto provoca que las lecciones que enseñamos a los pequeños sean muy importantes ya que dan forma al futuro adulto en el que se convertirán.

5 Cosas que nunca deberías decirle a tus hijos según los expertos

1- Buen trabajo

5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

La frase es muy positiva, pero usarla demasiado puede terminar siendo negativa, ya que enseñará a tu hijo que debe valorar el elogio y no la satisfacción de un logro. Además, el elogio terminará perdiendo el valor que realmente tiene.

2- Espera a que mamá/papá llegue a casa

5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

Esta frase no trae nada bueno. Le indicas al niño que no tienes poder sobre él y además pones al padre de policía malo, algo que no es justo. Cada uno tenéis que lidiar con los problemas que os vayáis encontrando.

3- Eres tan…

5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

Las etiquetas negativas, como eres malo o eres tonto, conseguirán que el niño se crea que realmente lo es y comenzará a comportarse como tal. Evita los adjetivos negativos y aborda el problema específico.

4- Deja de llorar

5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

Los niños pueden llorar sin consuelo porque están tristes, enfadados o felices. Sin embargo, a veces los padres se frustran porque no entienden el motivo y terminan diciéndole al niño que deje de llorar.

Esto puede hacer que el niño reprima sus emociones por miedo a represalias. La mejor opción sera reconocer la emoción de tu hijo e intentar calmar la situación.

5- Estoy ocupado

5 Cosas que nunca hay que decirle a los niños

Los niños pueden llegar a ser muy inquietos y agotar todas nuestras energías. Por esto, muchos padres necesitan tiempo a solas para recargar energía. Sin embargo, si los niños escuchan este mensaje muy a menudo, evitarán acudir a ti en un futuro. Cambia esta respuesta por algo parecido a: «papá tiene que terminar eso, juega tú solo en silencio unos minutos y cuando termine iremos a jugar juntos».

Con esto, queremos hacer ver a los adultos que sus palabras tienen un gran impacto en cómo se sienten los niños o cómo evolucionarán y crecerán. Por ello, si realmente quieres tener hijos o ya los tienes, empieza a medir más tus palabras.

¿Qué te ha parecido? ¿Le has dicho a tus hijos alguna de estas cosas alguna vez? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Theheartysoul