Trucos y claves imprescindibles para evitar que los zapatos te arruinen la noche

Unos tacones de infarto son perfectos para crear el look ideal al salir con tus amigos, pero también pueden destrozar tus pies. Acabas la noche con los pies irritados, cansados y doloridos por culpa de los rascacielos que has seleccionado por zapatos.

Lo peor es que los tacones más ideales siempre tienen una plataforma infinita o son de aguja, lo que no beneficia nada a tus pies ni tampoco a tu columna. Pero en las noches de fiesta no hay límites y puedes colocártelos y acabar la noche intacta.

Trucos y claves imprescindibles para evitar que los zapatos te arruinen la noche

La primera opción es un spray que selle tus pies al zapato y que evite que se deslicen. Las rozaduras se crean por este motivo, y teniendo el pie quieto vas a ahorrarte mucho dinero en tiritas y muchos dolores de pies.

Las plantillas de gel también son una opción, sobre todo en la parte delantera si los zapatos no tienen plataforma. Amortiguan el peso de tu cuerpo cuando caminas y pueden evitar que llegue un momento en el que no puedas andar.

Trucos y claves imprescindibles para evitar que los zapatos te arruinen la noche

Hay otro método muy extendido que es introducir los zapatos en el congelador. Este truco sirve para que los zapatos den de sí un poco más y no lleves el pie apretado. Llena dos bolsas de agua pequeñas e introdúcelas en los tacones, luego mete todo junto en el congelador y ¡espera a que se solidifique el agua!

Ni se te ocurra utilizar una talla más o una menos en tus tacones o tu noche puede acabar siendo lo más parecido al infierno. Si a esto le sumamos que tus zapatos resbalan, puede ser el apocalipsis. Utiliza pegatinas antideslizantes para la puntera de tus tacones.

Trucos y claves imprescindibles para evitar que los zapatos te arruinen la noche

Siempre que puedas utiliza zapatos con plataforma, el pie estará más recto y tendrás que hacer menos esfuerzo para mantenerte recta todo el tiempo. Si no tienen, no abuses de los centímetros y procura que el tacón no supere los cuatro.

Si llevas un bolso grande o has dejado el coche cerca, puedes optar por coger unos zapatos de repuesto y cambiártelos cuando ya no puedas más, este es el mejor truco. Lo más importante es que lo pases bien y disfrutes, ¡la noche es joven!

¿Alguna vez te han matado los tacones en una fiesta? ¿Cuántos métodos has probado ya?

¡Comparte con tus amigos para evitar un dolor de pies innecesario!