Cogió una patata y la restregó en la parrilla… ¡Brillante! ¿Por qué no lo habría descubierto antes?

¿Cuál es tu parte favorita del verano? Para muchos es irse de barbacoa. No hay mejor forma de darse una buena comilona que cocinar la comida en una buena barbacoa, seguro que todos estaréis de acuerdo.

Pero a parte de la buena comida, reunirse con los amigos y la familia en las parrilladas al exterior suponen un día de fiesta y diversión. Cuando estás tratando simplemente de comer, relajarte y pasar el tiempo con tus seres queridos, uno de los mayores problemas que pueden aparecer en este tipo de eventos es que la comida se te pegue en la parrilla. Y es uno de los problemas más comunes y frecuentes que podrás encontrarte, pero por supuesto, también se puede prevenir!

¡Todo lo que necesitas es una patata!

La mayoría de personas tratarán de engrasar sus parrillas una y otra vez con aceite para evitar que se les pegue la comida. Pero realmente no funcionará…

La mejor manera de prevenir que se te pegue la comida es usando una patata. Sí, has leído bien. Corta una patata por la mitad y fíjala con un tenedor. Asegúrate de que la parte cortada de hacia el exterior.

Cuando la parrilla se caliente, restriega la parte cortada de la patata sobre la parrilla. Después de varias veces, oirás una especie de chisporroteo. ¡Perfecto!

Esto funciona genial porque se extrae el almidón de la patata. De esta manera, se crea una barrera entre la comida y la parrilla, y además no es necesario emplear ninguna sustancia química que pueda ser peligrosa. Todo lo conseguimos de forma natural.

Solo tendrás que volver a restregar la patata cada vez que quieras cocinar, y nunca tendrás que volver a preocuparte de que se te pegue la comida en la parrilla!

¡Si te ha gustado este fantástico truco compártelo con tus amigos!


¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?