El chocolate tiene un efecto mágico en tu cerebro

A mediados de los 70, el psicólogo Merril Elías comenzó a hacer un seguimiento de las capacidades cognitivas de más de un millar de personas en Nueva York. El objetivo era bastante específico: quería observar la relación entre la presión arterial y el rendimiento del cerebro de los sujetos.

Y durante décadas fue lo que hizo, hasta que finalmente se amplió el Estudio Longitudinal de Maine-Syracuse (SESCM) para observar otros factores de riesgo cardiovascular, como la diabetes, la obesidad y el tabaquismo. Nunca hubo ningún indicio de que su investigación podría dar lugar a algún tipo de descubrimiento sobre el chocolate.

Y, sin embargo, 40 años después, fue justamente eso lo que ocurrió.

{keyword}
Flickr

Una tarde en el estudio, Elias y su equipo tuvieron una idea. ¿Por qué no preguntarles a los participantes que era lo que más comían para ver si esto tenía algún tipo de efecto sobre los resultados? Después de todo, las dietas habían demostrado que afectaban a los factores de riesgo que Elías había estado monitorizando. Además, tenían un gran grupo de participantes a su disposición, por lo que podía ser una buena idea para aprender un poco más sobre las costumbres alimenticias de las personas.

Los investigadores incorporaron un nuevo cuestionario en la sexta fase de recopilación de datos. En el cuestionario se recogió todo tipo de información acerca de los hábitos alimenticios de los participantes. Y revelaron un patrón interesante.

“Hemos descubierto que las personas que comen chocolate al menos una vez a la semana tienden a obtener mejores resultados cognitivos”, dijo Elías.

Los hallazgos, publicados en un estudio reciente, vienen en gran parte del interés de Georgina Crichton, una investigadora de nutrición de la Universidad de Australia del Sur, quien dirigió el análisis. Otros estudios ya había demostrado que comer chocolate estaba relacionado con varios beneficios para la salud, pero pocos habían indagado en el efecto sobre el cerebro y el comportamiento, y menos aún habían observado el efecto del consumo de chocolate habitual. Por lo que Georgina sabía que se trataba de una oportunidad única.

{keyword}
Pexels

El efecto del chocolate

En el primero de los dos análisis, Crichton, junto con Elías y Alaa Alkerwi, epidemióloga del Instituto de Salud de Luxemburgo, compararon las puntuaciones medias en varias pruebas cognitivas realizadas en los pacientes que reconocieron comer chocolate menos de una vez a la semana y los que informaron que lo comían al menos una vez a la semana. Encontraron asociaciones positivas “significativas” entre el consumo de chocolate y el rendimiento cognitivo; asociaciones que se mantuvieron incluso después de ajustar diversas variables que podían haber modificado los resultados, como eran la edad, la educación, los factores de riesgo cardiovascular, y los hábitos alimenticios.

En términos científicos, comer chocolate se asoció significativamente con una “mejor memoria visual-espacial y organización, memoria de trabajo, exploración y seguimiento, razonamiento abstracto, y miniexamen del estado mental”.

Sin embargo, como explica Crichton, estas funciones se traducen en tareas cotidianas, “tales como recordar un número de teléfono, la lista de la compra, o ser capaz de hacer dos cosas a la vez, como hablar y conducir al mismo tiempo.”

{keyword}
Wikimedia

“No se puede hablar de casualidad, ya que eso es prácticamente imposible de demostrar con nuestro estudio”, dijo Elias. “Pero podemos hablar de dirección. Nuestro estudio indica que definitivamente no es la capacidad cognitiva la que afecta al consumo de chocolate, pero sí que el consumo de chocolate afecta a la capacidad cognitiva.”

¿Qué está pasando?

¿Cuál es el motivo exacto por el que el chocolate se asocia con una mejor función cerebral? Chrichton no puede decir nada con absoluta certeza. Tampoco Elias puede, quien admite que esperaba observar el efecto contrario; que el chocolate, dado su contenido de azúcar, se correlaciona con las capacidades cognitivas con retraso de crecimiento en lugar de con las mejoradas. Pero tienen algunas ideas.

Saben, por ejemplo, que los nutrientes llamados flavonoides, que se encuentran de forma natural en el cacao, y por tanto en el chocolate, parecen tener un efecto positivo en el cerebro de las personas. En 2014, se concluyó que el consumo de este nutriente puede “reducir algunas medidas de disfunción cognitiva relacionadas con la edad.” Un estudio de 2011, descubrió que los flavonoides del cacao “influyen positivamente en los procesos psicológicos.” La sospecha es que el consumo de este nutriente aumenta el flujo de sangre al cerebro, lo que a su vez mejora una serie de funciones.

El chocolate, como el café o el té, también contiene metilxantinas, compuestos producidos por plantas que mejoran diversas funciones corporales. Entre ellas, los niveles de concentración.

{keyword}
Pexels

Muchos expertos ya sabían desde hace tiempo las maravillas de comer chocolate. Gran cantidad de investigaciones previas han demostrado que existen beneficios cognitivos inmediatos al comer chocolate. Pero rara vez, o nunca, los investigadores han podido observar el impacto en el cerebro de comer chocolate habitualmente.

La lección que hemos aprendido no es que todo el mundo debería hincharse de este dulce. “Creo que ahora podemos decir que se pueden comer pequeñas cantidades de chocolate sin sentirse culpable, siempre que no lo sustituyas por una dieta sana y equilibrada”, dijo Elias.

La investigación no ha terminado todavía. Hay más preguntas que hacerse y más respuestas que conseguir, según comenta Elias.

“No hemos hecho diferencia entre el chocolate negro y el chocolate con leche”, señaló. “Así que el próximo estudio nos podría dar mucha más información acerca de todo esto.”

“También se ha limitado a personas que estaban comiendo chocolate nunca o rara vez frente a personas que lo comían una o más veces a la semana”, agregó. “Me gustaría ver lo que sucede cuando la gente come toneladas de chocolate.”

{keyword}
Flickr

¡No olvides compartir este “dulce” estudio con tu familia y amigos!

Fuente: Independent
Imagen de portada: Pixabay

¡No te pierdas nada nuevo!

Te enviaremos lo mejor de cada semana para que sigas disfrutando
Únete con Facebook
Google +
O puedes usar tu correo:
Correo electrónico

¿Y tú qué opinas?