Borborigmos, la extraña respuesta que hace nuestro cuerpo cuando tenemos hambre

Seguro que en algún momento te has sentido avergonzado porque tu barriga ha decidido que iba a rugir en la situación menos oportuna. Seguro que siempre lo asocias con hambre pero no sabes si realmente es necesario este ruido.

Lo cierto es que esto es algo normal. No tienes que avergonzarte. Todos los estómagos hacen ruido de vez en cuando. Es un recordatorio de que tu cuerpo trabaja para mantenerte en plena forma.

El término técnico es borborigmos y se emplea para definir los sonidos que se generan en los intestinos. Se debe básicamente al movimiento de los gases y líquidos en el tracto intestinal. En buenas condiciones de salud, estos ruidos y movimientos son totalmente normales, debido a los procesos digestivos y mecanismos de limpieza intestinales.

Borborigmos, la extraña respuesta que hace nuestro cuerpo cuando tenemos hambre

Cuando llevamos mucho tiempo sin comer, nuestro estómago está vacío y empiezan una serie de reacciones químicas en nuestro cuerpo que provocan respuestas fisiológicas para indicarnos que necesitamos comer. Con este proceso, se liberan las hormonas encargadas de despertar la sensación de hambre.

El cerebro comenzará enviando la orden de «limpiar» los intestinos, asimilando los restos de comida que quedan. Para hacerlo, se activan y se contraen los músculos del intestino, aumentan los movimientos pristálticos y provocan esos ruidos tan audibles en el exterior que se propagan mucho mejor ya que el tracto digestivo está vacío.

Borborigmos, la extraña respuesta que hace nuestro cuerpo cuando tenemos hambre

Siempre tenemos sonidos en nuestros vientre ya que los movimientos gastrointestinales son continuos. Si ponemos la oreja en la barriga de cualquier persona los escucharemos. Suelen ser discretos. Sin embargo, hay otras situaciones que pueden incrementar estos sonidos. Un ejemplo puede ser la ansiedad o una situación de estrés.

Otros contextos más graves pueden ser las hernias, la obstrucción intestinal o los desequilibrios químicos. La frecuencia y la intensidad de estos borborigmos nos podrían alertar de un problema médico.

¿Esperabas que este fuese el motivo de los rugidos de tu tripa? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos y familiares!

Fuente: Wonderopolis | WebmdImagen de portada: Elnur / shutterstock