Un anciano sufrió un ataque cardíaco, pero su perro marcó el número de emergencias

Philip McKenzie, de 74 años de edad, le debe su vida a su perro de servicio. El anciano comparte su casa con el pequeño labrador durante los últimos tres años después de que una mala caída le llevara a adoptarla. Es increíble cuánto puede cambiar tu vida un perro de servicio y resultó ser la mejor decisión que podría haber tomado.

McKenzie estaba viendo la televisión en su sala de estar cuando comenzó a sentir falta de aire y un dolor en su pecho. «Enseguida supe que eso no era bueno. Conseguí levantarme del sofá para ir a por el teléfono, pero a mitad de camino me caí al suelo y no podía levantarme. Ni siquiera podía abrir la boca para pedir ayuda, el dolor era muy fuerte».

Un anciano sufrió un ataque cardíaco, pero su perro marcó el número de emergencias

Es muy probable que si McKenzie hubiera vivido solo, se habría muerto ese día; pero afortunadamente su fiel e inteligente perrita, Jessie, estaba allí para salvarle la vida.

Segundos después de caer al suelo, Jessie salió de su esquina para atender a su amigo. Comenzó a lamerle la cara tratando de que respondiera, pero como McKenzie seguía retorciéndose en el suelo de dolor, Jessie sabía que algo malo estaba pasando.

Un anciano sufrió un ataque cardíaco, pero su perro marcó el número de emergencias
miespacioencasa

Jessie inmediatamente se acercó a la alarma de K-9 tal como la habían entrenado y activó el interruptor que alertó al 911 para enviar una ambulancia de emergencia. El botón activa un altavoz para que los comunicadores puedan hablar con los que están en apuros, pero McKenzie no estaba en condiciones para hablar.

«En lugar de eso, Jessie empezó a ladrar, lo que seguramente confundió a los que atendieron la llamada.» Después de unos momentos de incertidumbre, se dieron cuenta de la situación y enviaron paramédicos a la dirección de McKenzie. Si hubieran llegado minutos después, habría muerto.

¡Esta perrita es toda una heroína!

¡No dudes en compartirlo con todo el mundo!