Anabella, la chica que se ha gastado una fortuna en cirugías para parecer una barbie de carne y hueso

Anabella es una joven polaca que ha dejado su profesión de arquitecta para conseguir su sueño: convertirse en una Barbie real; y gracias a ello, llegar a ser una conejita Playboy.

Una Barbie de carne y hueso

„Laleczka” na „wystawie” ?? Za przepiękną stylizację do wizyty w studio Dzień Dobry TVN dziękuje firmie @flamingo.officialstore ✨✨✨ ten i wiele innych kreatywnych projektów do nabycia u niezwykle uzdolnionych projektantek ??? Dress by @flamingo.officialstore ✨?✨ kisses from Best Polish Barbie ??? #flamingogirl #flamingofashion #ddtvn #polishbarbie #classylady #luxurystyle #luxuryfashionlove #luxurybag #chanelboybag #dolcegabbanashoes #blingblingbaby #classydress #fashionlover #shopaholic #skinnyfit #skinnygirl #realbarbie #humanbarbie #plasticlife #barbieanella #vipbaby #classybitch #pinknation #blondemodel #barbiedoll #fashioninspiration #longlegs #ootdfashion #barbiedoll #fashiondesigners @flamingo.officialstore ???

A post shared by Anella_FirstPlBarbie_Official? (@anella_an_) on

A día de hoy, lleva gastados más de 35.000 euros para transformar su cuerpo y hacerlo lo más parecido al de una de esas muñecas. Lo que empezó siendo un simple retoque de nariz, ha terminando convirtiendo a esta joven en un personaje de ficción, una Barbie. Y según cuenta, no tiene intención de parar.

Su verdadero sueño

Gracias a ello, Anabella ha conseguido triunfar en las redes sociales, donde ya cuenta con más de 70.000 seguidores. Algo que le está ayudando, mientras se convierte en una Barbie real, a conseguir su verdadero sueño, ser una conejita Playboy.

El proceso que le ha hecho llegar a este punto, empezó, según ella misma cuenta, de forma espontánea. «Todo el mundo tiene pequeños complejos con su físico, y en mi caso pensé que si pudiese cambiar algo sería mi nariz. Lo hice y ya no pude parar».

De profesión, arquitecta

De momento, la Barbie compagina su trabajo como modelo  con su profesión de arquitecta. Pero debido a las cada vez más frecuentes apariciones en televisión y a la fama que está alcanzando, cada vez se decanta más por dejar a un lado la construcción.

Pero parece que todo tiene un límite, y seguir luchando por convertirse en una Barbie real podría hacerle pagar un alto precio. Según el Hospital Central Universitario de Helsinki, la muñeca debería tener unas medidas de 1,75 metros de altura y 91-46-84. Y un porcentaje de grasa inferior al 17%, lo que no le permitiría seguir teniendo la menstruación.

Pero parece que eso no parece preocuparle demasiado a Anabella, que continúa operándose para convertirse algún día en una Barbie real.

¿Conoces algún otro caso como éste? ¿Qué te parece? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte esta historia con tus amigos!

Imagen de portada: @anella_an_Fuente: elespanol / losreplicantes