Agua embotellada, una de las mayores estafas de la historia

Podríamos dividir a la sociedad en dos grupos de personas: aquellos que beben agua del grifo de forma «gratuita», y aquellos que pagan por tomar agua embotellada por un coste que ronda aproximadamente los 100 mil millones de euros al año a nivel mundial.

Debido a la diferencia de precio entre un agua u otra, parece razonable asumir que comprarla embotellada valdrá la pena, debería de ser más beneficiosa o saludable, alguna propiedad ha de tener que justifique su precio, ¿verdad? Pues siento decirte que en la mayoría de los casos estaríamos completamente equivocados.

Para la gran mayoría de los estadounidenses, un vaso de agua del grifo y un vaso de agua embotellada son prácticamente idénticos en cuanto a su salubridad y calidad nutricional se refiere.

En algunos casos, consumir agua de algunas fuentes públicas puede ser incluso más seguro, ya que normalmente comprueban su calidad con más frecuencia, aunque como siempre, hay muchas excepciones.

Descubre a continuación todas las cosas que no sabías sobre el agua que bebes:

{keyword}
Boston circa 1841. Wikimedia

El primer caso documentado de venta de agua embotellada ocurrió en Boston allá por la década de 1760, cuando una empresa llamada Jackson’s Spa embotelló y vendió agua mineral para usos «terapéuticos».

Cada año se incrementa aproximadamente en un 10% el consumo de agua embotellada a nivel mundial, pero son los estadounidenses los que lideran el consumo en el mundo.

Con un consumo anual de 48.500 millones de litros en todo el país, 148 litros por persona, los estadounidenses consumen a día de hoy más agua embotellada que leche o cerveza. De hecho, el pasado año llegaron a consumir más agua embotellada que refrescos.

Que estos datos tan sorprendentes no te lleven a error. El agua embotellada no es nada barata. Aproximadamente gastamos 300 veces más si optamos por el agua embotellada de la que gastaríamos si bebiésemos del grifo.

Las empresas de refrescos son conscientes de lo lucrativo que puede llegar a ser el agua embotellada, de hecho, corporaciones como Coca-Cola o PepsiCo han invertido en agua embotellada. Sin ir más lejos, Pepsi compró recientemente un anuncio de 30 segundos en la ‘Super Bowl’ para lanzar su nueva marca premium de agua embotellada ‘LIFEWTR’.

{keyword}
PepsiCo

Lo cierto es que las investigaciones sugieren que, en muchas ocasiones, el agua embotellada no es más saludable que el agua del grifo.

Un informe reciente reveló que casi la mitad de todo el agua embotellada proviene en realidad del grifo. En 2007, Pepsi (Aquafina) y Nestlé (Pure Life) tuvieron que cambiar sus etiquetas para aclarar este aspecto.

Sin embargo, la calidad del agua de tu grifo puede variar considerablemente en función de tu lugar de residencia. Quizás el reciente aumento de popularidad del agua embotellada pueda deberse a la creciente preocupación por la pureza del agua del grifo.

Y al fin y al cabo, si se trata de un tema de gustos, la mayoría de nosotros probablemente no pueda notar la diferencia entre un agua u otra.

La fabricación del agua embotellada es también un proceso largo que necesita una cantidad enorme de recursos. Un estudio publicado en ‘Environmental Research Letters’ encontró que solo para producir el agua embotellada que se consumió en los EE.UU. en 2007 se necesitaron aproximadamente de 32 a 54 millones de barriles de petróleo.

agua embotellada una de las mayores estafas de la historia 01
Iakov Filimonov/Shutterstock

Por otra parte, y aunque pueda parecer irónico, se necesita más agua para fabricar una botella de agua que para llenarla. Un estudio realizado por la Asociación Internacional de Agua Embotellada descubrió que las compañías norteamericanas emplean 1,39 litros de agua para fabricar una botella con capacidad de un litro.

Así que piénsatelo dos veces la próxima vez que consideres comprar agua embotellada. Si deseas verificar que el agua de grifo de tu localidad está limpia, solicita análisis actualizados a tu compañía de abastecimiento y a tu ayuntamiento, busca información en organismos públicos como el Ministerio de Salud, Medio Ambiente o similares y consulta bibliografía en webs especializadas.

Quién sabe si no estás tirando el dinero cuando compras agua embotellada y haciéndole un flaco favor a tu salud.

¿Bebes agua embotellada o del grifo? ¡Déjanos tu respuesta en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos!

Fuente: SciencealertImagen de portada: MSPT/Shutterstock