Acordarse de montar en bici o atarse los condones podría ser una buena señal de nuestro cerebro

Seguramente alguna vez hayas escuchado la expresión «eso es como montar en bici, que nunca se olvida». Pero, ¿te has preguntado alguna vez si es verdad que existen ciertas actividades que, una vez que aprendes a realizarlas, nunca se olvidan? ¿Cuáles serán esas actividades? ¡En el artículo de hoy vamos a resolver todas tus dudas!

¿Es cierto que actividades como montar en bici nunca se olvidan?

Pues la respuesta es «SÍ», y la razón es bastante sencilla. Resulta que nuestro cerebro tiene una memoria particular que relaciona sensaciones con respuestas motrices o «automatismos». Esta capacidad se adquiere después de prolongados periodos de aprendizaje y miles de repeticiones.

Acordarse de montar en bici o atarse los condones podría ser una buena señal de nuestro cerebro
AnnaGorbenko / Shutterstock

¿Recuerdas cuando tu padre, madre, hermano, primo, etc. te enseñó a montar en bicicleta? Seguramente primero empezaste a pedalear con dos ruedines, después te quitaron uno y finalmente fuiste capaz de ir sin ayuda. Esta insistencia por aprender a montar en bici es lo que hizo posible que ese recuerdo permaneciese en tu memoria para siempre.

Es por esto que actividades como montar en bici, nadar o simplemente atarse los cordones de los zapatos, nunca se olvidan por mucho que lleves muchos años sin realizarlas. A este tipo de memoria se la denomina «memoria procedimental» o «memoria de hábitos motores».

La memoria procedimental es esa parte de la memoria a largo plazo que se encarga de almacenar el recuerdo de las habilidades motoras y ejecutivas necesarias para realizar una tarea. Suele funcionar a un nivel inconsciente, es decir, no nos damos cuenta de que estamos recordando. Por ello muchas veces nos sorprendemos al ser capaces de recordarlo.

Acordarse de montar en bici o atarse los condones podría ser una buena señal de nuestro cerebro
DisobeyArt / Shutterstock

¿En algún momento podríamos olvidarnos de montar en bicicleta?

Lo cierto es que sí, pero en raras ocasiones. Los recuerdos de la memoria a largo plazo permanecen almacenados durante tiempo ilimitado. Por lo tanto, para olvidarnos de ellos tendría que pasar algo fuera de lo normal, como por ejemplo sufrir algún cuadro de amnesia grave.

Si se te ha olvidado cómo atarte los cordones, puedes aprender de nuevo de una de estas 3 originales formas.

¿Tú tampoco sabías por qué seguías recordando cómo montar en bici? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte este interesante artículo con todos tus amigos!

Fuente: 365 preguntas y respuestas para entender el mundo