8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

La ciencia moderna tiene la cura para casi todos los males, desde una picadura de mosquito hasta la erupción más horrible que te puedas imaginar, pero en muchas ocasiones, se han centrado en darle solución a problemas que nuestros abuelos ya sabían solucionar en su época.

Por muy estúpidos o desagradables que puedan parecen estos remedios, tus abuelos tenían razón al usarlos y, sobre todo, al recomendártelos.

Los mejores remedios caseros que tus abuelos usaban

1- Yogur contra el mal aliento

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

La próxima vez que el mal aliento de alguien te haga retroceder, ofrécele, desinteresadamente, un yogur, su aliento mejorará y no herirás sus sentimientos. Si el problema lo tienes tú, puedes probar a hacer gárgaras con zumo de limón.

2- Chocolate negro para la tos

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

Si la tos no te deja trabajar, olvídate de la codeína y su somnolencia. Tómate un trozo de chocolate negro, la teobromina que contiene tendrá el mismo efecto sobre la tos que la codeína pero sin el sueño que la acompaña.

3- Té negro para los ojos hinchados

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

Los taninos del té negro ayudarán a hacer desaparecer las bolsas de tus ojos.

4- Patatas para las picaduras de araña

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

El remedio más extendido e inverosímil de todos, pero que, en efecto, funciona. Si una araña te pica, coge una rodaja de patata y pégala a la picadura con un poco de cinta aislante. Tendrás que cambiar la rodaja cada pocas horas, pero cualquier rastro de la araña desaparecerá.

5- Pastillas de jengibre contra las náuseas

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

Ya sean matutinas o te acompañen durante todo el día, podrás combatir las náuseas con pastillas de jengibre que podrás fabricar tú mismo. Hierve jengibre en agua y congela, en forma de pastilla, el agua resultante. Oler estas pastillas eliminará tus náuseas.

6- Vodka para el olor de pies

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

No tienes que tomarte una copa para soportar el olor de pies de tu marido, tienes que sumergirle los pies a él en un barreño con vodka, frotar con una toalla y decir adiós al mal olor.

7- Aceitunas para el mal de movimiento

El mal de movimiento o cinetosis es el trastorno debido al movimiento, bien sea por mar, aire, coche, tren o producido por algunas atracciones, cuyos principales síntomas son vómitos, náuseas y falta de equilibrio.

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos

El mejor remedio contra la cinetosis es una buena tapa de aceitunas, debido al alto contenido de taninos que contienen.

8- Lápiz contra el dolor de cabeza

8 Trucos poco ortodoxos de nuestras abuelas que siempre funcionan para curarnos
flickr CC BY 2.0

Muchos de los dolores de cabeza de nuestro día a día están producidos por una sobrecarga de la mandíbula, ya que apretamos inconscientemente los dientes mientras trabajamos. Un lápiz en la boca te ayudará a controlar dicha presión y eliminar el dolor de cabeza.

Muchos son los avances que se dan en el mundo de la ciencia, pero como lo clásico, nada.

¿Conocías estos remedios? ¿Qué remedio absurdo, que nunca fallaba, te recomendaba tu abuela?

¡Compártelo con tus abuelos para que sepan que sus remedios todavía son válidos!

Fuente: shareably
[chimpmate]

¿Y tú qué opinas?